Se acerca septiembre…

Atardecer en Alicante (imagen de viajayliga.com)

Septiembre siempre ha sido un mes peculiar. Numerosas competiciones deportivas comienzan. Las peñas desempolvan las banderas que han estado guardadas en el almacén durante el verano. Se fabrican y venden zapatillas caras. Se estampan millones de nombres de jugadores en infinitas camisetas de muchos equipos. El césped de los estadios se corta a consciencia, el parqué de los pabellones se pone a punto. Las federaciones cobran sus ingresos, provocando la “cuesta de septiembre” para muchos clubes. Este año será complicado, como lo lleva siendo varios seguidos, por la crisis. Pero los clubes seguirán ahí, demostrando que a la pasión no se le puede poner precio, que las ilusiones no son moneda de cambio aceptada en ningún banco, pero son el combustible más potente que existe.

Es la misma ilusión con la que el estudiante vuelve a preparar su mochila para comenzar las clases. La misma que anima a otro a encerrarse definitivamente en la biblioteca para estudiar las recuperaciones pendientes. El verano está a punto de acabarse, y se nos ha pasado volando. Pero no pasa nada, estamos inmersos en un ciclo que siempre se renueva, siempre hay un septiembre, luego el invierno, y finalmente el verano otra vez. Y no se vosotros, pero yo las grandes experiencias las vivo de septiembre a junio, lo demás es tiempo de descanso.

Aprovechad estos días. No porque los que lleguen ahora sean peores, simplemente porque serán distintos. Y valdrá la pena vivirlos.

Anuncios

Ideas para no aburrirse

Aburrimiento… (imagen de studioworksperu.files.wordpress.com)

 

Es común aburrirse en verano. Sí, reconocedlo por favor.

Muchas personas, especialmente estudiantes, no saben que hacer. Dos meses de tiempo libre, mucho sol y mucha piscina pueden llegar a ser sinónimo de aburrimiento. Después de tres semanas con la misma dinámica todo empieza a hacerse pesado. Entonces es cuando uno siente la extraña sensación de querer volver a estudiar/trabajar, a la vez que piensa que eso no puede estar pasando. ¿Trabajar? A mi me gusta divertirme, ¿cómo puedo estar pesando en volver? Pues sí, lo piensas, y sientes que no puedes hacer nada para evitarlo.

Para no caer en la rutina, para no hacer siempre lo mismo, hay varias soluciones. Podría poner la típica lista que encontraréis en miles de libros de auto ayuda, del estilo de: lee un libro, sal a pasear, empieza un proyecto, etc. Todas esas ideas no son malas en absoluto, pero están más gastadas que el nombre “Pepe” en España, así que hay que buscar algo distinto. Porque quizás la originalidad prima sobre la diferencia. No se trata de cambiar por cambiar, sino de cambiar a algo que nos pueda gustar. Y una de las claves en esto puede estar en las personas con las que nos relacionamos, así de claro. Abrir horizontes, apuntaros a un curso de algo que no conozcáis y os interese algo, haced talleres, asistid a conferencias. En resumen, conocer gente nueva, eso es lo que os hará ampliar horizontes, conocer nuevas formas de pensar y de actuar, verlo todo desde otro punto de vista. Y así, quizás, consigáis no aburriros durante mucho tiempo.

De nuevo por aquí

Una isla cualquiera de un mar cualquiera (imagen de villa-misterio.blogspot.com)

Saludos a todos mis lectores/as. Bueno, realmente no se cuántos sois, quizás solo sea uno o dos, pero os saludo igualmente 😉

Ya estoy de nuevo por aquí. Un mes y un día después de mi última entrada me siento al teclado con ganas de llenar la red de nuevo con líneas de pensamientos, opiniones, tonterías, y conocimiento. Este verano, como casi todos, promete ser apasionante por muchas cosas. Pero lo principal es que estoy pendiente de abrir una nueva etapa, un nuevo camino en mi formación académica que no se a donde me llevará. Por tanto, hasta que no esté abierto seguro, no lo daré por hecho y no lo comentaré mucho. No vaya a ser que luego todo falle y el chasco sea mayor.

Este mes han ocurrido bastantes cosas en España y en el mundo, así que ha llegado el momento de contarlas, de opinar, y sobretodo de intentar mejorar. A la sociedad le está cayendo una buena, vamos a levantarnos todos juntos. En breve, más entradas, feliz verano!

2013

(imagen de acabadeocurrir.com)

 

Ya está. Esos grandes momentos que esperábamos allá por septiembre, cuando comenzó el curso, han pasado. Me refiero, como no podía ser de otra manera, a la Navidad, el fin de año, y en breve a los reyes magos.

Teniendo en cuenta que acabé el año 2012 hablando de desilusiones, la corriente optimista de enero me invita a cambiar de rumbo y verlo todo más positivo, aunque ya veremos si es posible. Tengo claro, para empezar, que este año no me voy a marcar metas, no habrá ninguna lista de deseos para el 2013, sencillamente habrán ganas de hacer las cosas mejor, en general. Hay que tomar decisiones que serán fundamentales en los años venideros, y hay que procurar no equivocarse, porque cuando el tiempo pasa, ya no vuelve. Es cierto que no estoy viejo, pero lejos quedan aquellos años locos en los que las preocupaciones brillaban por su ausencia, en los que lo más importante era de que sería el bocadillo del recreo… Sigue leyendo

Vacaciones, entre comillas

(imagen de escuelaenlanube.com)

Pues ya han llegado las vacaciones, aunque sean entre comillas.

¿Os acordáis de esos días en los que no se podía salir a las calles de Alicante por el calor? ¿De semanas en las que no había nada que hacer? Se acabaron hace mucho. El primer trimestre escolar acaba antes o después, pero casi no nos hemos dado cuenta de todo lo que ha ocurrido desde que allá por septiembre comenzamos las clases tras la época estival. En mi caso, somos un curso que los profesores llaman “terminal” (es como si nos dijeran que somos pacientes terminales…). Es decir, que después de este curso cambiarán asignaturas, horas de clase, etc y todo será distinto, así son las leyes de educación. Eso quiere decir que quien no apruebe este año tendrá un problema de los gordos, porque si el año que tiene tiene que cursar de nuevo una asignatura, quizás no pueda y tenga que repetir todo. Es injusto, pero es así.

Por tanto, con la mentalidad de quien sabe que se dirige a un callejón con una sola salida, mis compañeros y yo afrontamos estas vacaciones con mucho trabajo por hacer, varios exámenes para estudiar y sabiendo que a partir del 7 de enero nos la jugamos, y nos la jugamos de verdad. Ya no hay vuelta atrás. Para colmo, nuestro último trimestre es de prácticas, por tanto el curso realmente acaba en febrero o principios de marzo.

Habrá que jugársela.