El mazo americano

Lo van a volver a hacer, Estados Unidos está a punto de atacar a Siria, y no tienen problema en atacar ellos solos si es necesario.

El comportamiento de los americanos no es nuevo, ya demostraron en Irak que son capaces de asolar un país apoyándose en mentiras. Por tanto, si es verdad que el ejército Sirio ha usado armas químicas, tienen la excusa perfecta (y de paso defienden sus intereses). Sin embargo, creo que aquí hay gato encerrado. Creo que esto es un conflicto que se extiende más allá de territorio Sirio. Estados Unidos intenta conservar su posición sólida en Europa a base de dañar la de Rusia y China.

Hay que recordar que la última vez que hubo un ataque con armas químicas, ni Estados Unidos ni ningún otro país movió un solo dedo. Fue en 1988, cuando Saddam Husein, que estaba en guerra contra Iran, decidió lanzar gas nervioso sobre la ciudad de Halabja, matando a unas 5.000 personas. En ese momento Iraq era aliado de Estados Unidos, y las reacciones del mundo se limitaron a hacer ruedas de prensa condenando el atentado. Sin embargo, cuando en 2003 se produjo la guerra de Iraq, todo el mundo señaló a Saddam Husein como culpable de la matanza.

Por tanto, el uso de armas químicas se condena o no dependiendo de las circunstancias y de los intereses. Así de claro. Lo que está ocurriendo ahora es que en Siria el gobierno tiene el apoyo de Irán, Rusia y China. En el otro bando están EEUU y Europa. Pero EEUU tiene las cosas claras desde hace mucho. Llevan la guerra en su ADN y no tienen problema en cruzarse medio mundo para atacar Siria.

Las palabras esta semana del portavoz de la Casa Blanca lo dejan todo más claro que el agua: “Estamos interesados en negociar con la comunidad internacional. Pero la responsabilidad principal del presidente (Obama) es ante el pueblo americano que lo eligió y al que tiene que proteger”. “El presidente tomará una decisión sobre la respuesta que considere adecuada basada en los intereses de Estados Unidos”. Es decir, que el apoyo internacional se lo pasan por el Arco del Triunfo.

Rusia y China tampoco son mancos, cada vez que la ONU proponía una intervención en Siria usaban su derecho a veto para impedirlo. Tienen intereses económicos en la región, al igual que EEUU, y no van a dar su brazo a torcer. Veremos quien acaba sacando a Siria del pozo donde está metida.

Estados Unidos ya está desplegando tropas…Rusia ha enviado varios barcos militares al Mediterráneo. Esperemos que todo se quede ahí y comencemos una guerra (que podría ser mundial) por las armas químicas de Siria. Estados Unidos cumple a la perfección el refrán español de “A Dios rogando, y con el mazo dando”. Podéis obtener más claves de este conflicto este artículo.

“La verdad es la primera víctima de la guerra” Esquilo.

Sabéis quienes serán los más perjudicados por todo esto, ¿no? Los inocentes.

El pozo sirio

La bandera de Siria frente a la sede de la ONU, en Nueva York (imagen de es.amnesty.org)

Lo de la guerra de Siria ya es de risa.

Hace poco, Barack Obama declaró que se habían usado armás químicas en Siria. El uso de armas químicas supone cruzar una línea roja que ningún gobierno debería cruzar nunca, porque usar estas armas es, literalmente, una guarrada. Lo verdaderamente mortífero de las armas químicas no es que intenten matar a seres humanos, sino que buscan destrozarlos por dentro. No es como disparar contra alguien para que una bala impacte, aquí hablamos de virus y agentes tóxicos que se meten en la sangre atacando a los sistemas del cuerpo, matándolo por dentro. Además, su tratamiento es complejo.

Por este motivo, a la declaración de Obama sobre el uso de estar armas, le siguió otra diciendo que su gobierno enviaría armamento a los rebeldes para derrocar al poder. Y yo me pregunto, ¿alguien cree en serio que EEUU aún no había comenzado a enviar armas? Pues claro que sí, y seguro que llevan haciéndolo más tiempo del que nos pensamos. La posición de Siria y los intereses de Rusia hacen que Estados Unidos esté especialmente interesado en mantener el control. De hecho, la guerra civil siria encubre otra guerra más grande pero más silenciosa, entre muchas potencias internacionales, entre ellas los americanos y los rusos.

Obama, como buen político, utiliza la excusa de las armas químicas. De hecho, la reciente reunión del G-8, los ocho países más potentes del mundo, ha dejado claro que las posturas de Rusia y EEUU están muy alejadas. Dicen que la violencia debe detenerse, pero no hacen nada para evitarlo. Bueno, sí, los americanos mandan más armas…una gran política para evitar disparos.

Con el tiempo, han salido más informaciones, ciertas o no, que dicen que los Estados Unidos directamente mienten sobre el uso de armas químicas

Todo esto hace que los sirios hayan caído ya en un pozo sin fondo, donde se siguen matando mientras el resto del mundo mira sin inmutarse. El conflicto ya ha dejado más de 93.000 muertos y siguen aumentando. Hace poco más de un año dije que lo de Siria era una irrealidad, algo que no podía estar pasando. Pero vaya si pasa, y no parece mejorar.

Guevara, la profesora francotiradora

Guevara, en Alepo (imagen de Alessio R. de telegraph.co.uk)

La llamaremos sencillamente Guevara, su apodo de guerra. Es posible que nunca lleguemos a saber su nombre, por motivos de seguridad.

Guevara estudiaba en la universidad de Alepo, Siria, y pronto comenzó a mostrar su malestar con el régimen impuesto por el presidente Bashar Al Assad. Antes de que comenzara la revolución que ahora asola el país, sus ganas de cambiar las cosas llevaron a esta siria de origen palestino a crear un periódico clandestino contra el gobierno, y también un partido político. En sus reuniones secretas discutían como hacer frente al presidente y sus políticas. No pensaba quedarse de brazos cruzados, y en cuanto comenzaron las protestas, en marzo 2011, compró cámaras de video para poder dejar constancia de la caída del régimen de Bashar Al Assad. Sigue leyendo

Espanto internacional en Siria

Mapa de Siria (imagen de atlasescolar.com.ar)

 

La actual guerra civil que se vive ahora mismo en Siria se está encaminando hacia un masacre, mientras los gobiernos del mundo miran impasibles, sin poder o querer hacer nada para evitarlo. El conflicto ya supera el año y nadia ha movido un solo dedo por ayudar a los sirios.

La historia se puede resumir fácilmente, porque es similar a lo que se ha vivido en Egipto o Libia. Con una diferencia, en esos dos países ganaron los rebeldes mientras que en Siria continúa la lucha.

El 26 de enero de 2011, Hasan Ali Akleh se prende fuego en Siria para “protestar contra el gobierno”. Como había ocurrido en Túnez hacía algunos meses, este hecho desencadenó una serie de manifestaciones. Cada vez más gente se rebeló contra el gobierno, hasta que el presidente Bashar Al-Assad decidió endurecer la represión y mandó a los tanques disparar contra su propio pueblo.

Cuando esto ocurrió, se armó un gran revuelo en la ONU. Se produjeron varias reuniones, y el 23 de febrero de este año Kofi Annan fue puesto al frente de la delegación que debía acabar con el conflicto sirio. A estar alturas, la guerra civil siria era una realidad. Se pensaba que el prestigio de Annan, premio nobel de la paz en 2001, podría ayudar a resolver las cosas. Pero no fue así. Sigue leyendo

La “irrealidad” de Siria

Tanques disparando en Homs

Lo que está pasando el Siria es algo irreal, no es de este mundo. No se concibe ni siquiera en la más remota ficción.

La represión del gobierno contra su población es ya un hecho, algo que se sale de lo habitual y entra en el terreno de la temida guerra civil. Dos bandos, el ejército por un lado y los rebeldes por otro, situación prácticamente calcada a la vivida en Libia hace poco tiempo. Para colmo, el gobierno no solo lanza bombas sobre sus propias ciudades, sino que convoca un referéndum para reformar la constitución que permitirá a su presidente Bashar Al Assad permanecer en el poder hasta el 2028. No deja de ser curioso que este proceso se ponga en marcha mientras los tanques disparan a los civiles.

Hasta el momento, la contienda ya ha provocado 8.845 bajas entre ambos bandos, entre las que se incluyen hombres, mujeres y niños. Varios periodistas ya no regresarán a casa, mientras la Media Luna Roja intenta por todos los medios entrar en Homs, una de las ciudades más devastadas por los bombardeos. Mientras, la ONU realiza reunión tras reunión sin llegar a nada claro, ayer varios países árabes y Turquía presentaron una resolución para “volver a condenar” la brutal represión del régimen sirio. El Consejo de Seguridad tiene las manos atadas debido a los vetos de Rusia y China, cuyos mandatarios parece que prefieren ver como caen las bombas sobre civiles antes que intentar detener la matanza.

Las palabras no son suficientes, la voluntad no es suficiente, los buenos modales no detienen las explosiones…la acción es necesaria para cambiar las cosas. Mientras, todos los días los telediarios seguirán informando de muertes de civiles en Siria.