Hyperloop, el medio de transporte del futuro

(Imagen de elestimulo.com)

Ahora mismo estamos acostumbrados a cuatro medios de transporte principales: coche, tren, barco y avión. Dejo fuera a las naves espaciales porque no creo que ningún astronauta esté leyendo este blog. Sin embargo, en el futuro, seguro que las cosas cambian, y podemos hablar de un quinto medio de transporte, el Hyperloop. Está siendo desarrollado por Tesla, una compañía estadounidense dedicada a la fabricación de vehículos eléctricos y sistemas de almacenamiento de baterías, que tiene una vocación innovadora. Sigue leyendo

Soñando despiertos

(Imagen de thehasbeenhymn.files.wordpress.com)

Están ahí fuera, como escondidos.

¿Alguna vez habéis visto a esa gente que pasea sola por los parques? ¿y por la playa? ¿y por el bosque? Yo sí. De hecho, llevan ahí desde mucho antes que yo, y se quedarán ahí cuando me haya marchado de esta vida. Son como testigos del encanto escondido en el pasar de las horas, los días y los años. Son como ese rocío eterno que siembra medio mundo antes de que abramos los ojos por la mañana. Son soñadores. Gente que sale a dar una vuelta por el simple hecho de anhelar tiempo para pensar, horas para sí mismos. Sigue leyendo

Nuestro futuro

(Imagen de deestranjis.blogspot.com)

Y de repente me di cuenta de que no valía la pena llorar, tampoco valía la pena sufrir, lo que más valía la pena era soñar. Soñar con el futuro, con los proyectos, con las alegrías que vendrán, con los abrazos, las promesas y los objetivos cumplidos. El presente siempre había sido un regalo, nos gusta movernos en él y jugar a imaginar, hasta que nos damos cuenta de que el futuro siempre puede ser mejor. Si quizás aprovechamos lo que tenemos, si decidimos apartarnos de la línea que han marcado para nosotros otras personas, si nos atrevemos a dar un paso adelante sin temor, ahí es cuando se disfruta el futuro. Sigue leyendo

Casualidades y coincidencias

(imagen de revolucioninnovadora.blogspot.com)

Un día de 1690, Abraham se encuentra con sus tres hijos, Thomas, Mordecai y Josiah, trabajando en su cabaña de Kentucky. Es un colono americano que busca una nueva vida en un nuevo continente. Sus hijos son jóvenes: Thomas tiene ocho años, Josiah trece y  Mordecai, el mayor, dieciséis. Pero todo se trunca de repente cuando suena un disparo desde el bosque y Abraham cae al suelo, muerto. Thomas se queda a su lado, sin saber que hacer, bloqueado. Mordecai tiene claro que están a punto de ser atacados por los indios, así que se vuelve hacia la cabaña corriendo, buscando el rifle cargado para estos casos. Josiah huye a pedir ayuda a un fuerte cercano.

En unos segundos que supongo que se hicieron eternos, Mordecai coge el rifle y se asoma por la ventana hacia el bosque. Un indio a caballo se acerca rápidamente al cuerpo sin vida de Abraham y a Thomas, que sigue al lado de su padre. El indio hace un intento de atacar a Thomas, nunca sabremos si para herirle o capturarle. Pero en ese momento Mordecai apunta y dispara, el indio cae muerto del caballo con un disparo en el pecho. Thomas sale de su estado de shock y regresa corriendo a la cabaña. Mordecai sigue disparando hacia el bosque, la ayuda que fue a buscar Josiah llega y los indios se retiran. Sigue leyendo