Adiós a los JJOO

Las medallas de londres (imagen de globedia.com)

Cuando intenta quedarse con una imagen de unos JJOO, uno se da cuenta enseguida de que la elección será injusta. Sencillamente, son tantas las cosas por recordar que nunca se puede estar seguro de tomar la decisión correcta.

Usain Bolt y Michael Phelps nos dejan grandes imágenes para el recuerdo. Bolt ya es una leyenda, como él mismo dice. Phelps ya llegaba siendo una leyenda y solo lo ha confirmado con su actuación.

Mención aparte merece la selección española de fútbol, que dejó la peor imagen española en los JJOO. La falsa sensación de que el equipo olímpico era campeón de Europa nos pasó factura desde el principio. Unos jugadores jóvenes fueron cargados con toda la presión para ganar. Pero no tienen la experiencia de Xavi, Casillas, Iniesta…y se hundieron. Prefiero olvidar las imágenes de protestas al árbitro, donde más que un equipo olímpico parecían un grupo de chavales (que en parte lo son) a punto de darle una paliza al que les había quitado el bocadillo en el recreo, el árbitro. Sigue leyendo

Pau, abanderado de los Juegos

Pau felicita a Rafa tras ganar su último Roland Garros (imagen de vozpopuli.com)

Rafa Nadal no podrá llevar la bandera española que abra el desfile de nuestro equipo. Es una lástima, uno de los mejores deportistas de nuestra historia no solo se perderá el honor de ser abanderado, sino también el de participar en unos Juegos donde quizá nos habría dado medallas. Sin embargo, quería resaltar que este gesto hace más grande si cabe al tenista de Manacor. Para él habría sido fácil llevar la bandera y luego competir hasta la extenuación, incluso arriesgándose a una lesión. Pero Rafa está por encima de eso, sabe que es joven y que aún le queda vida deportiva por delante.

Pero sobretodo, es un jugador de equipo. Y en un equipo, cuando uno no está al cien por cien, es de buen compañero dejar paso al que sí puede rendir al máximo. Eso es lo que ha hecho Rafa y, en consecuencia, tampoco será el abanderado. Es un gesto increíble, solo a la altura de leyendas como él. Me recuerda en parte a lo que hizo David Villa antes de la Eurocopa de fútbol. Dijo exactamente lo mismo, que no estaba recuperado de su lesión y que no debía ir. Después se mantuvo junto a su amigo Puyol al margen de las celebraciones de la selección. Sigue leyendo

La presión psicológica

Bum-bum, bum-bum, bum-bum. Es tu corazón latiendo. Pero a veces, el ritmo se incrementa y eso nos hace sentirnos nerviosos. Eso quiere decir que ya no está alcanzando la presión.

La presión es algo, en mi opinión, completamente inevitable. Es el miedo de los estudiantes, deportistas, empresarios, bomberos o toda persona que tenga responsabilidad y un objetivo. Es lo que nos atenaza y nos afecta primero a la psique y después al cuerpo.

Realmente, lo gracioso del tema, es que la presión nos la ponemos nosotros. Pongamos un ejemplo muy claro, un penalti de fútbol. Vamos a recrear una situación, por ejemplo la final de la Champions League. Se llega al final del partido y hace falta resolver el encuentro mediante la tanda de penas máximas. Así llegamos a la situación de presión, en la que un lanzamiento que entra significa la victoria mientras que si es fallado habrá que continuar lanzando. Este caso se ha repetido en varias finales de esta competición, dando una idea de la cantidad de cosas que pueden pasar y lo impredecible que puede llegar a ser el deporte.

¿Que pasa por la cabeza del jugador que tira el penalti? Miedo, valentía, vergüenza, motivación…realmente pasa de todo. Pero la clave está en como se sepa focalizar estos pensamientos, eliminar los malos y quedarse con los buenos. Eso no garantiza que la bola vaya dentro, pero al menos alisan el camino para que esto suceda.

Hace tiempo le pregunté a Txus Vidorreta, entrenador de baloncesto en el Lucentum Alicante, de ACB, como consigue aguantar la presión a la que está sometido él y su equipo. Diariamente se habla de ellos en radio, prensa y televisión, y realizan entrevistas donde respondan a preguntas similares una y otra vez. Además, este año el Lucentum tiene problemas extradeportivos que puede llegar a afectar a los jugadores.

Su respuesta fue tajante, “la presión más importante es la que nos ponemos nosotros por jugar bien y ganar”. Toda la razón, no se puede decir más claro. En el tiro libre de baloncesto tenemos una situación similar a la descrita en fútbol. Somos nosotros los que tenemos el miedo, el balón no entrará dependiendo de nuestros pensamientos, sino de nuestras acciones.

Idéntica situación a la hora de afrontar un examen. Inevitable de nuevo la presión, o lo llevamos todo bien preparado o los nervios aparecerán en el momento menos oportuno para dejarnos en blanco y mandarnos a septiembre…

Por eso, ya que la presión es inevitable, hay que aprender a soportarla y superarla. Y para eso creo que lo más importante es haber tenido este tipo de experiencias, y por último, motivarse para superarlas.