Deportes de minorías

(imagen de cadugr.es)

Cuando yo iba a la Universidad (ah, que tiempos aquellos), me dedicaba a estudiar las llamadas “lenguas muertas”, esos idiomas olvidados que ya nadie habla, siendo el más famoso de todos el latín.

No he podido resistir la tentación de compararlos con el deporte, o mejor dicho con esos deportes que, sin estar muertos, llevan camino de estarlo. Estoy hablando de los llamados “deportes minoritarios”. Sigue leyendo

Anuncios

Una gran Copa

Las jugadores del Itxaco, campeonas de la Copa de la Reina 2012 (via http://www.diariodenavarra.es)

 

El balonmano parece que es uno de esos deportes que no dejan de sorprenderme, y siempre gratamente. La gran Copa de la Reina que he podido presenciar el pasado fin de semana en Altea es digno de contar. El jueves se jugaron los cuartos, el sábado la semifinal y el domingo la gran final, donde el todopoderoso Itxaco volvió a ganar la Copa, y ya van tres seguidas…

El jueves fue un gran día, un partido por la mañana y tres por la tarde. Entre ellos destacar el del Mar Alicante, que ganó con el reloj a cero gracias a un gol desde los siete metros de su capitana, Isabel Ortuño. La tarde prometía al entrar en el pabellón, varios autobuses de la cantera habían llegado desde Elche para apoyar a su equipo, al igual que los del Mar Sagundo y el Itxaco. Era muy bonito mirar a la grada y contemplar los diversos equipos, todos con su chandal inconfundible. El ambiente era de deporte del bueno. También había varias personalidades del mundillo. Entrenadores, directivos y gente de la selección sentados entre el públido. Toda una novedad para mi ya que, exceptuando el fútbol americano, no he visto otro deporte más accesible que el balonmano. Quiero pensar que lo habrá, pero no lo conozco. En mi deporte pasa igual, pero es semiprofesional y en parte se entiende.

Sin embargo, el balonmano, a pesar de ser calificado por algunos de “minoritario” (especialmente el balonmano femenino), si que tiene seguimiento por televisión y prensa escrita. Y eso no impide que sus participantes sean gente normal y se sienten entre el público, tal y como pasaba en Altea. ¿Os imagináis a Fernando Torres sentado entre el público tras un partido? ¿Se os ocurre que Cristiano Ronaldo suba a la grada después de un partido y se siente a hablar un rato? Pues las chicas de balonmano lo hacen, y no dejan de ser grandes jugadoras de nivel internacional. Como se pudo comprobar en Altea, puedes cruzarse en un pasillo con una de las estrellas de “La Roja” y saludarla, pedir fotos, autógrafos, etc. No habrá problema.

Esta accesibilidad es algo que me sorprende pero me parece muy muy bien, así debería ser en todos los deportes. La sensación de cercanía se multiplica y te sientes valorado como aficionado, porque se preocupan de prestarte atención. Saben que el principal activo de un deporte son los aficionados, que hacen que todo cobre más sentido. El deporte no sería igual sin público, y ellas se preocupan de cuidar a ese público, devolviendo el apoyo que reciben cuando están jugando. Es una sinergia perfecta que beneficia a ambas partes.

Y todo el deporte debería ser así siempre.

Otra temporada

 

Si, ya ha llegado, otra temporada más de deporte.

El fútbol seguirá su curso, como siempre, y los dos grandes se batirán por las copas mas prestigiosas, como siempre. Quizás sea cierto lo que dicen algunos, quizás nuestra liga haya perdido atractivo. Está claro que Barça y Madrid están en un nivel superior, sus equipos tienen jugadores que son titulares en sus selecciones, y algunos de los que está en el banquillo se cuentan entre los mejores jugadores del mundo. Sus caminos se cruzarán antes o después.

El balonmano también. Después de una temporada única, el Mar Alicante vuelve a la carga. Nuevas caras, misma ilusión por ganar y dejar de nuevo el pabellón de Alicante bien alto, algo que no hacen otros equipos de la ciudad, demasiado crispados por luchas internas. Parece que nuestras chicas tendrán que llevar la batuta y enseñar a los demás como se juega, como se compite y cuál es la mejor manera de hacer grande a un club, tanto en la pista como en los despachos. Y nosotros, por supuesto, seguiremos orgullosos de ellas y apoyándolas siempre, son un ejemplo, un espejo en el que mirarse.

Fernando Alonso, hará lo posible y lo imposible, pero de momento sus resultados no son los esperados. Parece que el gran revuelo mediático que provocó en su día la “Alonsomanía” esta llegando a su fin, o al menos ha decrecido un poco. Confió en que vuelva a tener su momento, su mundial, que vuelva a demostrar que es un auténtico campeón.

En el motociclismo seguimos imparables. Es una realidad la consecución de títulos mundiales por parte de pilotos españoles, vemos la bandera casi siempre en el podio. Una muestra más de lo que somos capaces.

El football no es menos. Con los Sharks a punto de empezar una liga nacional, haciendo historia de nuevo. La ilusión de jugarla es solo comparable a la dificultad que entraña esta encomiable tarea, que afrontamos con humildad, jugada a jugada, pulgada a pulgada. No nos rendiremos.

Este año me lo pienso pasar bomba con el deporte. Pienso ver más partidos, leer más crónicas y repasar más resultados que nunca. Pienso empaparme, saber como van las ligas de baloncesto, balonmano, football, el mundo del motor, ir a ver partidos de todos los deportes…será, de nuevo apasionante.

El Mar, a la final

Foto: Jose Navarro, Diario Información

 Siempre es hermoso ver como un equipo de tu ciudad llega a lo más alto en una competición continental. En el caso del Mar Alicante más todavía. Es uno de esos equipos que sin hacer ruido va pasando de ronda poco a poco.

Ayer el pabellón estaba espectacular…mucha gente acudió al Pitiu para ver el partido más importante del Mar Alicante hasta el momento, y el espectáculo no decepcionó. Sin duda el factor campo es importante, el sonido de los aplausos rebotaba contra el techo, creando una atmósfera de presión para el equipo rival que a la larga se notaba en sus gestos. Con cada gol, el suelo temblaba ligeramente bajo mis pies mientras se escuchaban los gritos, los tambores y las palmas desde la grada. El equipo alicantino ofreció una imagen digna de su categoría, siempre luchando por cada balón y sin perder la cara al partido. El supuesto poderío físico de las suecas no supuso un problema, y el Mar estuvo por delante en el marcador casi todo el encuentro.

Al borde del descanso, el partido se endureció. Hicieron falta algunas expulsiones de 2 minutos para calmar los ánimos. Isabel Ortuño estuvo como siempre ejerciendo de capitana haciendo un gran trabajo entre la defensa sueca, y Ángel Sandoval movió bien el banquillo dando el tiempo de descanso justo. Tocó las teclas adecuadas y como premio llevó al Mar a su partido más importante, una final europea.

A pesar de la situación, el pabellón sigue sin llenarse. Tenemos a un equipo de la ciudad en una final europea y hay muchos sitios libres. Me pregunto que pasaría si el Hércules jugara en casa una semifinal europea, o el Lucentum…¿se llenaría el campo o el pabellón?

Ayer, el Mar Alicante hizo honor a uno de sus carteles que está en una pared del Pitiu, que reza: “Nos dejamos la piel llevando el nombre de Alicante por España y Europa” Y desde luego lo cumplen al pie de la letra.

El Mar brillante

Plantilla 2010/2011 (imagen de urbincasa.es)

 

Ayer fue uno de esos días en que tienes la sensación de que durante mucho tiempo te has estado perdiendo algo maravilloso. Algo que vale la pena ver. En este caso, los partidos del Mar Alicante.

Nunca he sido aficionado al balonmano, quizás porque no era un deporte que conocía en profundidad. En mis tiempos del TAFAD me interesó más, y tuve la suerte de conocer a buenos amigos que lo practicaban. Reconozco que al principio me pareció un deporte con muchos altibajos, unas veces demasiado lento y otras muy rápido. En los pequeños partidos que jugábamos siempre estaba de extremo, subiendo y bajando siempre. Al igual que ocurre con todos los deportes, hasta que no investigué sobre ello no me dí cuenta de la complejidad que puede llegar a tener, de la razón que se encontraba en cada pase, cada tiro y cada bote.

No sabía mucho del Mar Alicante, pero en cuanto me informé y conocí a gente del club, enseguida quise acercarme al pabellón, y la experiencia no me decepcionó en absoluto. Me llamó la atención el poco público que había antes de empezar el partido, que luego aumentó hasta 200 o 300 espectadores, dependiendo de las fuentes. Y lo más curioso es que ese público era en gran parte de Elche Mustang, que se habían desplazado para animar al conjunto ilicitano.

El partido empezó muy bien para el Mar, a los 10 minutos ya ganaban por 6-1, y esa fue la tónica del partido. Linda Pradel estuvo imperial en la portería alicantina, mientras la lateral Beatriz Morales quemaba a la defensa de Elche en las contras. Se llegó al descanso 15-6 y con la sensación de que el Mar era muy superior. En la segunda parte las alicantinas continuaron con su dominio y a los diez minutos del final el marcador ya era de 22-11. En los últimos compases del partido ambos entrenadores dieron minutos a todas las jugadoras de sus banquillos. El marcador final fue 24-16. El técnico ilicitano, Francisco Aldeguer, estuvo muy enfadado en algunos momentos del partido y llegó a discutir con Ángel Sandoval al término del encuentro. En resumen, un gran partido que deja al Mar Alicante quinto de la tabla, en zona europea.

Pero lo que más me gustó fueron las sensaciones del equipo durante todo el partido, a pesar de no ser experto en balonmano ni mucho menos. Es un equipo unido, que juega con mucha concentración, donde todas aportan su granito de arena. No hay individualismo, todas juegan para todas.

Estoy muy orgulloso de tener a este gran equipo en Alicante, y de que les vaya tan bien en sus competiciones, tanto en España como en Europa. En una sociedad dominada por un par de deportes, a veces con solo indagar un poco descubrimos auténticas perlas, este es un buen ejemplo. Ellas se merecen tener a más gente en la grada.

Me gusta más el balonmano, me informaré un poco mas. Y, sobretodo, siempre que pueda asistiré al Pitiu para ver al Mar Alicante.