El ingenio de Temístocles

acropolis-atenas-video

La acrópolis de Atenas (imagen de arqhys.com)

Hoy toca hablar de Historia…y de la buena. De una historia decisiva que pudo cambiar el curso de los acontecimientos presentes y futuros. Y pocas civilizaciones han tenido la oportunidad de cambiar más los acontecimientos que la Grecia clásica, así que toca viajar al pasado…espero que os guste el viaje.

Es el año 490 a.C. y Persia, capitaneada por su rey Darío I, esta invadiendo Grecia. Habían estado demasiado tiempo mirándoles desde el este con recelo y se habían decidido a actuar. Pero los griegos no estaban por la labor, y el ejército persa fue derrotado en la batalla de Maratón (sí, esa batalla que da nombre a la prueba deportiva). A ese conflicto se le llamó la Primera Guerra Médica. No tiene nada que ver con la medicina, se les llama así porque la zona de donde provenían los persas era llamada Μηδικά en griego (pronunciado Mĕdiká), que ha llegado a nuestros días como Media, cuyos habitantes eran los medos.

Pero cuando los persas fueron derrotados en Maratón se les quedó la espinita clavada (o la espada, según se mire), así que el hijo de Darío I, llamado Jerjes, no pudo reprimir sus impulsos de volver a Grecia y vengar la derrota de su padre.

hqdefault

Bandera del imperio persa (Imagen de youtube.com)

En el 484 a.C., solo seis años después de la Primera Guerra Médica, Jerjes inicia la preparación para invadir Grecia de nuevo, pero de repente surge una revuelta en Egipto, que en ese momento era un zona controlada por el imperio persa. Jerjes decide aplazar la invasión y dedicarse solamente a Egipto, lo que da a los griegos, que ya se venían venir la guerra, más tiempo para prepararse. Es una de esas casualidades de las que está compuesta la Historia…

mapa-imperio-persa

Mapa del imperio persa, de los más grandes que han existido en la Historia (Imagen de mihistoriauniversal.com)

Grecia sabe que necesita frenar por mar a los persas, y disponían del trirreme, un barco con tres filas de remos cuya táctica era embestir a los barcos enemigos y luego abordarlos. Pero eran barcos demasiado caros, y no podían disponer de ellos.

trireme01-orez_1416929654

Maqueta de un trirreme griego (Imagen de dusekshipkits.com)

Inquietos, visitaron al oráculo de Delfos. El oráculo, como en Matrix, no dijo nada claro. De hecho vaticinó un desastre total, una gran derrota griega que finalizó con la frase “solo la muralla de madera quedaría sin conquistar”. Lo que les faltaba. Pero una nueva casualidad iba despertar algo de esperanza. De repente, en el 483 a.C. se descubren unas minas de plata en suelo griego y Temístocles, que gobernaba Atenas en ese momento, propone que se comercie con la plata y se use el dinero para construir una gran flota. Él interpretaba que esa “muralla de madera” de la que hablaba el oráculo hacía referencia a los barcos.

Se produjo un gran debate entre Temístocles y Arístides, un noble ateniense muy influyente, que no veía sentido a construir una flota. Un año más tarde se produjo una votación que ganó Temístocles. La flota comenzó a construirse.

En el 481 a.C. los griegos tienen claro que el conflicto es inminente. Las ciudades-estado, algunas de las cuales habían estado en guerra durante muchos años, se reúnen para decidir una estrategia común. Distinguiéndose de otras naciones, Grecia casi siempre se unía contra los enemigos exteriores o bárbaros, que era la palabra con la que denominaban a cualquier persona no griega. Esa unión les salvó de su destrucción.

En esa reunión del año 481 a.C. se nombra general de toda la flota griega al espartano Euribíades. Para compensar la influencia de Esparta y gracias a su experiencia militar, Temístocles, de Atenas, acompañaría a Euribíades, dándole valiosos consejos. Esparta era una ciudad que, tras estar muchos años en guerra, disponía de los mejores soldados. Así que aunque Atenas lideraba “moralmente” a los griegos, en cuando hubo que tomar las armas se encomendaron a sus guerreros vecinos.

En el año 480 a.C. Jerjes ya había terminado sus asuntos en Egipto y se dirigía directamente a Grecia. Los griegos pidieron ayuda a sus colonias del mediterráneo, como Sicilia o Creta, pero por distintos motivos no pudieron ayudarles. Solamente Esparta y Atenas quedaban para defender su civilización.

Cuando el ejército persa comenzó la invasión no tuvo mucha resistencia. Los griegos y sus formaciones de hoplitas, infantería con lanza y escudo, se veían desbordados por el gran número de soltados persas. Jerjes continuó hacia el sur sin mucha resistencia.

persian20wars

Recorrido de Jerjes desde Asia hasta Grecia. La flecha azul indica el recorrido de la flota y la roja el del ejército. (Imagen de sheltonstate.edu)

Necesitaban un lugar estrecho que pudieran defender con efectividad. Decidieron esperar a los persas en un pequeño lugar llamado “Paso de las Termópilas”, un estrecho junto al mar que en esos tiempos no tenía más de quince metros de ancho en algunos puntos. En agosto, un ejército de 7.000 hombres liderados por el espartano Leónidas se plantó ahí y levantaron sus lanzas esperando a Jerjes. Tras unos días de lucha, debido a un traidor, los persas encontraron un camino por el que rodear a los griegos. Leónidas al darse cuenta ordenó la retirada, pero él permaneció allí con sus 300 espartanos y otros 1.000 soldados griegos. Para los espartanos, retirarse era una deshonra. La resistencia griega fue derrotada y Jerjes continuó su avance hacia el sur. Aunque la acción fue heroica y motivó durante un tiempo al ejército griego, no supuso una diferencia importante en la guerra.

Finalmente parecía que la profecía del oráculo se iba cumplir. Mientras las poblaciones caían una tras otra, la ciudad de Atenas fue evacuada por completo. Sus habitantes fueron llevados al puerto del Pireo, situado a pocos kilómetros de la ciudad. En septiembre de ese año, mientras hombres, mujeres y niños se apiñaban en los buques sin saber qué iba ser de ellos ni de su país, Jerjes entraba en Atenas, completamente desierta, e incendiaba la Acrópolis.

Toda la civilización griega estaba a punto de sucumbir, porque si los persas destruían la flota, ya no habría nada que los frenara. La flota griega se encontraba situada en la bahía de Eleusis, junto a la isla de Salamina, cubriendo la evacuación de la población de Atenas a través del Pireo. Los generales debatían que podían hacer. Os dejo aquí un mapa para que se aprecie mejor:

Captura de pantalla 2017-08-08 a las 18.37.16 copia 2

Euribíades, el espartano, no tenía mucha experiencia en la lucha naval y tenía la mente puesta en Esparta. Su idea era salir del puerto lo antes posible y regresar al sur para plantear otra batalla allí. Temístocles, el ateniense, se negaba, porque creía que era demasiado peligroso salir del puerto, él prefería quedarse y luchar. Temístocles llegó incluso a amenazar a Euribíades con llevarse a toda la flota griega a Italia y dejar solos a los espartanos ante Jerjes.

Euribíades aceptó a regañadientes quedarse en el puerto pero Temístocles, por si acaso, ideó otra estrategia. Y aquí viene lo novedoso, la jugada maestra, el ingenio. Temístocles sabía que, al igual que había sucedido en las Termópilas y siendo inferiores en número, para derrotar a los persas por mar debería empujarlos a pasar un lugar estrecho, y la isla de Salamina creaba el lugar idóneo para ello. A través de un esclavo se puso en contacto con Jerjes diciéndole que estaba dispuesto a rendirse en cuanto los persas atacaran.

Jerjes mordió el anzuelo y enseguida situó su flota bloqueando ambas salidas de la bahía de Eleusis, por los dos lados de la isla de Salamina. Además gracias a esta maniobra Euribíades ya no tenía argumentos para abandonar el puerto, había que luchar.

Durante la madrugada de un día de septiembre las tropas griegas comenzaron a embarcar en los trirremes. Al amanecer, toda la flota persa, unos 700 navíos, se encontraba bloqueando la bahía por sus dos salidas. Jerjes, convencido de que media flota griega estaba a punto de rendirse, ordenó el ataque. Los barcos persas se juntaron para poder pasar por el estrecho, mientras los griegos, que eran inferiores en número, se dirigieron a toda velocidad hacia ellos por el lado del Pireo.

6151121010_c82c9dfddd_b

Representación de la batalla (Imagen de Flickr)

Según Esquilo, los griegos comenzaron a cantar un himno de guerra dedicado a Apolo, como tenían por costumbre hacer antes de cada batalla:

“Adelante, hijos de los griegos, liberad la patria, liberad a vuestros hijos, a vuestras mujeres, los altares de los dioses de vuestros padres, y las tumbas de vuestros antepasados: es hora de luchar por todo.”

Los trirremes griegos embistieron a los persas y sus soldados saltaron para abordar los barcos. Aunque los persas intentaron rodearles por la otra salida de la bahía, no llegaron a tiempo y fueron derrotados.

batalla-naval-de-salamina

Representación de la batalla (Imagen de ocesaronada.com)

La idea de Temístocles de forzar la batalla convirtió lo que parecía una lucha desesperada en una aplastante victoria. Tanto él como el espartano Euribíades fueron homenajeados al volver a sus ciudades. Finalmente un año después, en la batalla de Platea, los persas fueron derrotados definitivamente, Jerjes se retiró de Grecia y ningún ejército persa volvió a pisar el país.

La batalla de Salamina, además de una de las batallas navales más grandes que se han producido, es también uno de esos momentos que pueden fácilmente decidir la Historia, porque marcan el punto de inflexión en el cual una civilización y todo lo que conllevaba (filosofía, cultura, arte, tecnología), pudo haber desaparecido de la Historia. Y el mundo occidental no sería lo mismo sin la Grecia clásica.

596fdd56bb549

Monumento en la isla de Salamina a los caídos en la batalla (Imagen de greece.com)

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s