Lo que nos llama del arte

arte

(Imagen de lavozdelsur.es)

No lo sé. Sinceramente, no lo sé. Aunque tengo mis teorías.

Últimamente estoy empeñado en descubrir nuevas canciones de música clásica y nuevas poesías. Me ha dado por ahí, sencillamente para comprobar la cantidad de cosas que aún no había escuchado ni leído. Y mi sorpresa, como era de esperar, ha sido mayúscula. No solo por la cantidad de obras, sino por su calidad. Y mis pelos vuelven a erizarse ante tamaño descubrimiento.

Lo que nos llama del arte permanece oculto, como si quisiera esconderse para no desaparecer ante nuestra racionalidad. Pero lo que nos llama del arte no habita en ningún rincón oscuro y sucio repleto de telarañas, sino en mitad de una enorme y soleada pradera verde, quizás en un pequeño cofre a la vista de todo el mundo, esperando solo a que alguien valiente estire la mano y lo abra. Y cuando eso se produce, nace la magia, nace el arte.

foto-1

(Imagen de taringa.net)

¿Cuándo tocamos el arte? Muy fácil. En mi caso, estos días, leyendo una poesía de Miguel Hernández o escuchando a J.S. Bach. Poesía y música clásica, dos artes supremos milenarios, imbatibles por cualquier grupo de música para adolescentes de hoy en día. Voy a hablaros de lo que me llama de ellos.

Sobre la poesía, que decir de ella, que la conozco desde hace tanto. Me llama su métrica, su exactitud, su matemática que atraviesa el papel y se te mete dentro a pesar de tu piel. La facilidad con la que Bécquer clava un verso tras otro con el mismo número de sílabas como si nada no está al alcance de todo el mundo. Si a eso le sumamos su coherencia y su belleza…es poesía de primer nivel, de la que rima y encima deleita. Aquí un ejemplo:

“No digáis que, agotado su tesoro,
de asuntos falta, enmudeció la lira;
podrá no haber poetas; pero siempre
habrá poesía.

Mientras las ondas de la luz al beso
palpiten encendidas,
mientras el sol las desgarradas nubes
de fuego y oro vista,
mientras el aire en su regazo lleve
perfumes y armonías,
mientras haya en el mundo primavera,
¡habrá poesía!

Mientras la ciencia a descubrir no alcance
las fuentes de la vida,
y en el mar o en el cielo haya un abismo
que al cálculo resista,
mientras la humanidad siempre avanzando
no sepa a dó camina,
mientras haya un misterio para el hombre,
¡habrá poesía!

Mientras se sienta que se ríe el alma,
sin que los labios rían;
mientras se llore, sin que el llanto acuda
a nublar la pupila;
mientras el corazón y la cabeza
batallando prosigan,
mientras haya esperanzas y recuerdos,
¡habrá poesía!

Mientras haya unos ojos que reflejen
los ojos que los miran,
mientras responda el labio suspirando
al labio que suspira,
mientras sentirse puedan en un beso
dos almas confundidas,
mientras exista una mujer hermosa,
¡habrá poesía!”

Sobre la música clásica, para mí es una enorme tarta de la que solo he probado algún trocito, y quiero más. Es irónico descubrir que algunas de sus piezas tienen un tono moderno, a pesar de tener muchos años de antigüedad. Si además le sumamos una voz, creamos una “aria”, es decir, una pieza pensada para una orquesta y una voz solista, y ese tipo de composiciones también son muy sorprendentes. Aquí un ejemplo de música clásica que seguro que os suena:

Comparando ambas artes, creo que la música clásica ha salido mejor parada tras el paso de los años. Las grandes obras musicales que han acompañado a muchas películas en el cine ha permitido que este arte sobreviva y aún se disfrute. Es algo que nunca debería perderse.

Os recomiendo que busquéis nuevas poesías, nuevas músicas, nuevas formas de que os llame el arte. No tengáis miedo a nada por parecer lo que buscáis “antiguo” o “pasado de moda”. Las obras clásicas no lo son por casualidad, sino por causalidad. Lo son porque se lo han ganado. Porque removieron corazones y las ondas de esas olas aún llegan a nuestra playa, mojándonos y llamando la atención desde otro tiempo y otra vida.

Las sensaciones recompensarán la búsqueda y descubriréis algo extraordinario: que el arte no se ha ido, siempre ha estado ahí, entre vosotros, solo que nunca habíais dirigido la vista hacia él. Nunca os habíais acercado a abrir el cofre.

Y a ti, ¿qué te llama del arte?

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s