Las redes no-sociales

(Imagen de victorgb.com)

El otro día decidí hacer una reflexión sobre las redes sociales.

Sí, ya que se que en este momento todos estáis pensando que os ha pasado a vosotros también. Creía sinceramente que no me servían de mucho, así que valoré la situación y comencé repasando a mis “amigos” de Facebook. Ví a mucha gente con la que hace años que no hablo, literalmente, y llegué a la conclusión de que no valía la pena continuar con la farsa, así que los borré uno tras otro. ¿Sabéis cuántas de esas personas han vuelto a “añadirme” a sus amigos? Ni una, lo que demuestra que no es tan imprescindible tenerlos en las redes sociales. Muchos tienen mi móvil así que el día que quieran algo de mí ya saben lo que tienen que hacer.

Me he cansado de ver tantos vídeos de gatitos compartidos, denuncias políticas, el #JeSuisCharlie y todas esas mierdas, que no son más que la muestra de lo ignorantes que somos, de las mentiras que construimos. Son la prueba de que compartimos información tranquilamente sin informarnos, sin saber si es cierta o no, solamente por el placer que nos invade al hacer clic en “Compartir”. Nos sentimos conectados, pero no lo estamos. Creemos que nos leen, pero solo le dan a “Me gusta” y pasan a la siguiente publicación.

En las otras redes las cosas no van mucho mejor. Las innumerables cuentas de Twitter que solo sueltan tópicos y son seguidas por miles de personas. Chicas de 18 años, o incluso menos, con miles de seguidores en Instagram, y no precisamente porque suban imágenes filosóficas, sino porque se hacen cientos de fotos en bikini cada verano antes de salir hacia la playa.

Todo esto genera una huella, una personalidad, una manera de ver las cosas que normalmente dista de la realidad. Y al final el huevo se acaba comiendo a la gallina, nos creemos que somos lo que no somos. Creemos que llegamos a donde no llegamos. Por eso, por mi parte, se acabó la tontería. Voy a empezar a borrar amigos y a dejar de seguir a gente y a preocuparme más de encontrar tiempo para leer, quedar con amigos y partirme de risa con ellos. Y si alguien quiere seguir con sus redes no-sociales, que siga.

Yo al menos no sonreiré a una pantalla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s