“Fundación”, de Isaac Asimov

Cuadro de Asimov (Imagen de Rowena)

Finalmente, cerré el libro. Me costaba pensar que me había terminado una obra tan larga, quizás la más larga que he leído nunca. No todos los días te terminas una serie de siete libros, todos escritos por el mítico Isaac Asimov.

Isaac Asimov da para un blog entero, así que no me detendré demasiado en su vida. Bastará con decir que vivió desde 1920 hasta 1992, que nació en Rusia pero a los tres años se trasladó a Estados Unidos y que ha sido un gran científico, escritor e historiador. Yo lo calificaría como un hombre de su tiempo. El hecho de haber ido más allá de la ciencia que le gustaba para adentrarse en la escritura de ciencia ficción y la Historia dice mucho de su afán por aprender. Además, fue una mente prodigiosa (entró en la universidad con 15 años y se graduó en Química con 20). Pero eso es otra historia, hoy voy a contaros como es leer su mejor obra, “Fundación”.

Imaginémonos un futuro lejano. Tan lejano que no podamos comprender su funcionamiento. Tan lejano que no podamos imaginar su vasta extensión. Lo único que podemos entender con seguridad es el comportamiento humano. Y, aunque no tenga sentido esta afirmación, es sobre esto en lo que Asimov basa su narrativa. Los personajes de sus historias son lo más humano que te puedas imaginar, Lector/a.

En ese gran futuro que hemos imaginado, la Humanidad ha llegado a la cumbre de la investigación y la tecnología. En los planetas se alzan gigantes edificios de metal triste con naves revoloteando a su alrededor. Millones de planetas han sido colonizados en lo que Asimov llama el Imperio Galáctico. Y, de repente, algo falla. En ese gran Imperio, las personas empiezan a pensar más en sí mismas que en el conjunto. El individualismo provoca problemas, fallos en el sistema, y comienza una lenta decadencia de todo lo visible y lo invisible.

(Imagen de sensacine.com)

En ese contexto, un científico llamado Hari Seldon llega Trántor, un planeta inmenso que es la capital del Imperio. Se da cuenta de que el fin está próximo, y decide idear una ciencia, llamada “psicohistoria”, capaz de predecir el comportamiento de grandes masas de personas. No es una ciencia exacta, solo consigue averiguar más o menos lo que ocurrirá y las reacciones de la gente. Predice que el Imperio caerá y que harán falta miles de años para que vuelva a renacer.

Por ese motivo, decide establecer dos colonias en lugares opuestos de la galaxia, donde se empiece a recopilar todo el saber humano, y donde se pueda empezar de nuevo. A esos dos lugares les llama “Fundaciones”. Y hasta aquí os puedo contar. Este es el orden de los libros del “Ciclo de Trántor”:

  1. Preludio a la Fundación.
  2. Hacia la Fundación.
  3. Fundación.
  4. Fundación e Imperio.
  5. Segunda Fundación.
  6. Los límites de la Fundación.
  7. Fundación y Tierra.

La triología original son los números 3, 4 y 5. El resto fue escrito posteriormente por Asimov. La triología se puede leer primero y luego los demás libros ayudan a comprenderlo todo y es más ameno. Si empezáis a leerlos por el orden real, no será tan interesante. Hay dos series más de libros que cuentan la historia anterior al “Ciclo de Trántor”, que aún tengo pendientes leerme…

Reproducción de la biblioteca galáctica, de Trántor (Imagen de oliverscholl.com)

Asimov se sale. No solo construye un mundo futurista en tiempos difíciles (comenzó la saga en los años cincuenta), sino que se adelanta a su tiempo. Muchísimas obras de ciencia ficción actuales beben de su ejemplo para llegar al público, sabiendo la fórmula triunfadora. Su comprensión del género humano y su narrativa sorprenden. Sus libros tienen bastante diálogo, y muchos de ellos profundos y con muchos matices. Como piensa la gente y que les mueve a tomar sus decisiones son temas principales, así como la política y la sociedad en la que viven, algo que se refleja muy bien en sus historias y los conflictos que se producen (aventura, amor y desamor, amistad, guerras, intrigas políticas).

(Imagen de reidsreadings.blogspot.com)

Esta serie de libros no es la típica historia de batallas de naves espaciales. Tiene de todo pero sin pasarse. Y es, probablemente, una de las mejores obras de ficción de la Historia, quizás igualada por “El señor de los anillos”, de Tolkien. Hay muchos personajes, que cambian en cada tomo, y Asimov salta de un siglo a otro con toda facilidad, así que cuando terminas el último libro has leído sin darte cuenta una historia de cientos y cientos de años, sin que lo parezca.

Muy recomendable!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s