No irnos sin marcar la diferencia

(Imagen de roflsario.blogspot.com)

No puede ser que pasen los días y nadie se de cuenta de nuestra presencia. No podemos pasar por la vida como una vela a punto de apagarse continuamente. No podemos existir sin desear lo mejor a los demás, sin esforzarnos porque estén a gusto, por ayudarles cuando lo necesitan. Hay que alejar la rabia, el dolor, las malas sensaciones y la tristeza. Hay que saber sentir el sol y disfrutar de la lluvia. Hay que ser grandes en la victoria y en la derrota.

En definitiva, hay que marcar la diferencia. Esa diferencia que crea sonrisas, levanta puentes y toca vidas. Hay que saber lo que se siente al mirar a los problemas a la cara, y perder. Y luego hacer lo mismo, y ganar, tras haber caído muchas veces. Hay que jugársela, ver el momento justo para lanzarse al vacío sabiendo que hay una posibilidad entre un millón de que no lo logremos, de que fallemos. Tenemos que creer que saldrá bien. No podemos acabar el día sin habernos cruzado en la vida de nadie, sin haber sonreído. Salta, suéltate la melena, haz de una puñetera vez todo lo que quisiste hacer. Di todo lo que siempre quisiste decir. Mira a la cara sin temor, sin cerrar los ojos, atrévete. Si no lo haces alguna vez, luego te arrepentirás. 

Quizás lo más valioso que tengamos sea el tiempo, y qué hacer con él marcará la diferencia entre disfrutar o no la vida. Quizás todo esto sean reflexiones sin sentido, o quizá no. Lo que está claro es que no nos podemos marchar de aquí sin hacer ruido, por algo somos los humanos los más ruidosos de la Tierra! Si de repente pudiéramos dejar de existir y crear una nueva línea temporal, y ver que habría pasado si hubiéramos seguido vivos, seguro que el resultado nos sorprendería. 

Veríamos como jamás ayudamos a esa persona en la calle, jamás alegramos el día a ese chico joven. Nuestros amigos no nos conocieron, nuestros profesores no nos enseñaron y nuestros jefes nunca nos pagaron, sencillamente dejamos de estar ahí. Por eso, vale la pena disfrutar cada segundo. Por eso valen la pena estas reflexiones. Porque no nos podemos ir sin hacer ruido, sin disfrutar, sin querer a los demás, sin intentarlo, sin dejarnos la piel por aquello en lo que creemos. En definitiva, sin marcar la diferencia en la vida.

Anuncios

2 comentarios en “No irnos sin marcar la diferencia

  1. Pingback: De cero a cien | Desde Alicante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s