La superación de Abraham Lincoln

Estatua de Abraham Lincoln (imagen de blog.karolzielinski.com)

Abraham Lincoln fue presidente de los Estados Unidos desde 1861 hasta 1865, año en que fue asesinado mientras asistía junto a su mujer al teatro. Sin embargo, se distinguió sobretodo por su capacidad de trabajo, sacrificio y superación. De hecho, gran parte de su vida fue trágica y raramente le salían bien los proyectos que emprendía. Aquí tenemos un pequeño resumen cronológico de algunos de sus fracasos:

– Nace en 1809.
– 1816 Su familia se vio obligada a dejar su casa y él tuvo que trabajar para mantenerla.
– 1818 Su madre murió.
– 1828 Su hermana murió.
– 1831 Fracasó en sus negocios.
– 1832 Se presentó a elecciones para la legislatura y perdió.
– 1832 Perdió también su trabajo; quería ingresar en la facultad de derecho, pero no pudo.
– 1833 Pidió dinero prestado a un amigo para empezar un negocio y antes de fin de año estaba en la bancarrota. Durante los diecisiete años siguientes estuvo pagando aquella deuda.
– 1834 Volvió a presentarse a elecciones legislativas y ganó.
– 1835 Cuando estaba a punto de casarse, su novia murió y él quedó con el corazón destrozado.
– 1836 Tuvo un colapso nervioso y permaneció seis meses en cama.
– 1838 Intentó llegar al cargo de representante del estado y fue derrotado.
– 1840 Intentó llegar a elector y fue derrotado.
– 1843 Candidato al Congreso; derrotado.
– 1846 Nuevamente candidato al Congreso; esta vez ganó, fue a Washington y realizó un buen trabajo.
– 1848 Se presentó a reelección al Congreso; perdió.
– 1849 Intentó ser funcionario en su estado natal; rechazado.
– 1854 Candidato al Senado de los Estados Unidos; perdió.
– 1856 Buscó la nominación vicepresidencial en la convención nacional de su partido, obteniendo menos de cien votos.
– 1858 Volvió a ser candidato al Senado; volvió a perder.
– 1861 Fue elegido presidente de los Estados Unidos. Con 60 años.
– Muere en 1865.
Desde luego, nadie podrá decir que no se esforzó por lo que quería. Creo que es un buen ejemplo de lo que hay que hacer cuando se desea algo, ir a por ello. El día solo tendrá 24 horas, nuestros recursos serán limitados y quizás tengamos obligaciones, pero hay que ir a por lo que queremos, sin parar. No hay excusas, no hay justificación para no intentarlo. La gestión del tiempo que tenemos es nuestra responsabilidad, y la actitud también. No existen barreras, somos nosotros los que las inventamos. Nos tropezamos una y otra vez y nos desanimamos pensando que no seremos capaces, y eso es una gran mentira. Algún día reflexionaremos sobre nuestra vida, y nadie quiere volver la vista atrás y pensar que podía haberlo hecho mejor. Es momento de ir a por lo que deseamos, superarse y conseguirlo.
¿En que os habéis superado?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s