11 años desde ese día

Las torres gemelas (imagen de megaconstrucciones.net)

Hace once años, a estas horas, yo estaba en casa. Miraba la televisión embobado, sin entender mucho de lo que contemplaba.

Dos torres ardiendo se alzaban en Nueva York. Otro avión se había estrellado en el Pentágono. Las noticias no paraban, Matías Prats seguía en Antena 3 apoyado en la mesa, sin chaqueta, contando lo que sucedía. Las conexiones eran confusas, las imágenes se repetían en un bucle y se alternaban con la señal en directo que mostraba los edificios ardiendo. La gente en la calle se había quedado paralizada, en vez de huir de las torres se quedaban mirando, no entendían que ocurría ni porque. Algunos gritaban mientras se veía gente saltando desde las ventanas, era horrible.

Esos dos aviones significaron demasiadas cosas. Al día siguiente, ya escuchaba comentarios por los pasillos de mi colegio que hablaban sobre la tercera guerra mundial, mientras los profesores no sabían dar una respuesta clara, todo el mundo estaba confundido. El mundo contuvo la respiración mientras Estados Unidos buscaba al culpable. Las guerras de Afganistán e Irak fueron consecuencias de los atentados. Los americanos, por primera vez, eran atacados en suelo estadounidense, algo prácticamente nuevo para ellos. No sabían lo que es esconderse de las bombas alemanas en el metro de Londres durante la Segunda Guerra Mundial. Tampoco habían experimentado la radiación de la bomba atómica que lanzaron ellos sobre Japón, ni las granadas incendiarias que arrojaron bombarderos americanos en los barrios residenciales de Berlín.

Un sentimiento de incredulidad cruzó su mente, se vieron vulnerables y respondieron como mejor saben hacerlo, como se recuperan los grandes países, con patriotismo. Barack Obama lo dejó claro cuando dejó su firma en el monumento a los fallecidos, esta es la imagen:

Palabras de Obama en el monumento (imagen de usatoday.net)

La traducción es clara: Recordamos, reconstruimos, hemos vuelto más fuertes!

Fue uno de esos días que no se olvidan, sin importar el tiempo que pase. Todos nos acordamos de donde estábamos a esa hora en la que el mundo se paralizó. Con el tiempo, varios documentales nos acercaron a la tragedia. Muchísimos datos salieron a luz, como por ejemplo las llamadas que se realizaron desde las torres antes de que se derrumbaran, fotos fuertes y algunas teorías que señalan que todo estaba preparado para tener un motivo para invadir Irak. Once años después, mucha gente sigue pensando que Bush lo ideó todo.

Los atentados fueron el comienzo oficial del terrorismo global, aquel que no entiende de fronteras o lenguas. El enemigo estaba escondido en su propia víctima, en este caso Estados Unidos. Ahora ya no hay precaución que valga, los países han aumentado su agresividad y todo se vigila y se escanea mucho más. Por desgracia, tres años después, un 11 de marzo volveríamos a sufrir…

Ahora, se mira al futuro. En el lugar de las antiguas torres se levantarán estas:

(imagen de newworldtradecenter.net)

El mundo ha cambiado demasiado estos once años, y lo que queda. Pero no hay ninguna duda de que ha habido un antes y un después tras el 11-S.

¿Que estábais haciendo vosotros ese día?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s