Fast food aeronáutico

Michael O’leary, Consejero Delegado de Ryanair (imagen de laopiniondelcuco.blogcindario.com)

Estaréis hartos de escuchar que la comida rápida, el fast food, es malo para el organismo. Que engorda, que hace que vuestro corazón pueda tener problemas, que convierte en esos kilos de más en verdadera grasa por eliminar. Cuando va al Mcdonals y se hincha a comer, a veces, solo a veces, sale con la sensación de que acaba de engullir algo que le hará más mal que bien.

Ahora, traslademos el ejemplo a los aviones y las compañías aéreas. Aquí no hay duda, todos sabemos que la mayor bazofia de todas es Ryanair. No hay más que ver la foto que encabeza este artículo. Este hombre con cara de loco que se ríe como si le acabaran de regalar zapatos nuevos es Michael O’leary, el Consejero Delegado. Vamos, el que corta el bacalao.

Sin embargo, mientras leéis esto, miles de aviones de Ryanair vuelan por Europa llenos hasta los topes de pasajeros. ¿Como lo consiguen? Por su precio. ¿Como consiguen esos precios? Reduciendo costes de una manera brutal.

Por ejemplo, como sabéis solo se puede llevar un bulto de equipaje de mano. Si llevas más en el momento de subir al avión, te dejan la opción de facturar tu equipaje al momento, cobrándote 50€. La otra opción es dejar la maleta en el aeropuerto. Resulta bastante irónico saber que la aerolínea gana más dinero por este tipo de sanciones que por los billetes que vende.

Además, también ganan dinero con las reservas de hotel, a través de su web. Sus aviones vuelan muy pronto, ya que esos horarios son más baratos. En la navegación aérea, el horario al que vuela cada avión está fijado y se llama slot, que en inglés significa “ranura”. Las compañías compran a los aeropuertos estos horarios para poder colocar sus aviones ahí. Cuanto más incómodo es el slot, por ejemplo a las siete de mañana, más barato es para la compañía contratarlo, y por tanto puede poner precios bajos.

Tampoco suelen volar directamente a grandes ciudades, así que las pequeñas les subvencionan parte de sus costes para que les lleven algunos pasajeros. Tampoco permiten elegir asiento y  sus aviones se convierten en tiendas volantes donde los tripulantes son también comerciales (y se llevan comisión por las ventas a bordo). Casi todos sus empleados tienen sus contratos en Irlanda, por lo que evita pagar impuestos de todos los países donde contrata.

Resumiendo, que aunque Michael O’leary haga declaraciones polémicas y sea algo excéntrico, no es tonto. Millones de pasajeros vuelan al año en sus aviones.

El punto negro de Ryanair son los retrasos y averían. Hace poco en Valencia tuvieron que aterrizar algunos aviones por no tener suficiente combustible. En los retrasos dan pocas explicaciones y te pueden dejar tirado tranquilamente, no hay sitio donde reclamar.

Sin embargo, es y seguirá siendo un éxito. Es la aerolínea que todo el mundo evita pero donde casi todo el mundo acaba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s