La otra cara del carnaval

Rambla Alicante

La Rambla de Alicante.

Este ha sido el primer año que he vivido el carnaval en Protección Civil. Y tengo que reconocer que me ha impresionado la labor tan importante que hacemos en días como este. Sobretodo por la cantidad de gente, en su mayoría jóvenes, que acaban pasándose con el alcohol y necesitan ayuda a pie de calle para acabar la noche sanos y salvos.

De entre los muchos traslados que realizamos, y aunque todos eran similares, nunca olvidaré el caso de Ana (nombre ficticio). Estando en nuestra carpa, al lado del hotel Gran Sol, nuestro jefe nos llama a dos compañeros y a mi para recoger a una chica que según nos dicen se encuentra en el Barrio. Cogemos una de las sillas plegables y nos dirigimos a la plaza San Cristóbal. Subimos las escaleras y entramos en la calle Cienfuegos. Una chica nos hace señas para que nos acerquemos, Ana está tirada en el suelo, de lado, y acaba de vomitar.

Le hablamos, pero no abre los ojos ni mueve la boca, solo asiente ligeramente con la cabeza, está como dormida. La subimos a la silla, dos amigas suyas nos siguen. Bajamos una cuesta, la gente se aparta sin saber exactamente si somos de verdad o vamos disfrazados, tomándonos en broma, algo que nos pasó toda la noche. La bajamos a pulso por las escaleras hasta que llegamos a la Rambla, que era la parte más complicada, donde más gente había.

Agarré con un brazo la silla, y con el otro iba apartando a la gente mientras mi compañero de delante usaba su silbato para que nadie se quedara en nuestro camino. Su cabeza se apoyaba en mi brazo y le hablaba para que no se durmiera. Muchos se quedaban en medio, y algunos incluso nos empujaban, enfadados por tener que moverse de donde estaban.

Al llegar a nuestra carpa, entramos directamente y el médico nos indicó en que camilla debíamos dejarla. Nada más acostarse, empezó a temblar y le dimos una manta térmica, mientras seguía sin responder a las preguntas que le hacíamos. El médico le tomó la tensión y la dejó descansar.

Sus amigas estaban fuera llorando, la fiesta había acabado para ellas, no se creían lo que acababa de suceder. Unas horas después, volvimos a la carpa a dejar a otro chico, y Ana ya no estaba. Al parecer se había recuperado y sus amigas la habían sacado de allí. Espero que se haya recuperado bien, al igual que todos los que tuvimos que recoger esa noche.

Anuncios

2 comentarios en “La otra cara del carnaval

  1. Angel(yo) responsable de seguridad en un burger , media noche recogiendo jovenes vevidos, algunos ya en coma etilico yamando a prote ,noche lamentable para un dia de fiestas

    • Si, fue muy lamentable, todos eran muy jóvenes y estaban muy mal. Mi último traslado del día fue precisamente en el Burger de la Explanada, al lado de vuestra terraza había un chico sentado en una silla vomitando que no podía ni hablar…Lo llevamos a nuestra carpa para que médico le viera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s