Las dos velocidades

Promesas de los políticos

Promesas de políticos, por Faro (www.e-faro.info) (vía tellado.es)

Hace poco, se especulaba con que algunos países de la zona euro querían una Europa de dos velocidades, a raíz de las grandes diferencias de deuda entre unos y otros.

Yo creo que existe otra velocidad, y no está ni en los despachos de Bruselas ni en los mítines políticos, sino en la calle. La ya famosa frase “no nos representan” creo que nunca ha tenido más sentido que ahora.

En una España donde hay políticos de todos los colores en el banquillo de los acusados, donde incluso la Casa Real también se va a sentar, la vergüenza brilla por su ausencia. En cada rincón se ha instalado una conspiración de la gente normal, la gente de la calle, contra la clase política, estando hartos los primeros de la falta de dignidad de los segundos.

La credibilidad política ha sido dinamitada tras años de corrupción y déficit, dos palabras que aparecen unas mil veces en cada informativo. Resulta especialmente triste que los telediarios hablen la mitad del tiempo de política, dejando la otra mitad para cultura, sociedad, internacional, deportes… ¿Que interesa realmente a la gente?

Los que llevan traje viven en otro mundo, un mundo paralelo donde cogen aviones para asistir a cumbres en Bruselas u otros países, donde sa pasan una semana discutiendo sobre como arreglar las cosas. Para finalizar, se hacen una foto, y luego dan una rueda de prensa diciendo que no todo está solucionado y que seguirán debatiendo qué hacer el día x del mes x. Es decir, que todo vuelve a empezar de nuevo.

La consecuencia es lógica. La gente normal, los que no llevan traje ni suben a aviones para ir a Bruselas, tiende a desconectar. A ignorar los movimientos, declaraciones, promesas y acciones de los políticos. ¿Habrá alguno que valga la pena? quiero pensar que sí, que existe en algún recoveco perdido de nuestro país. Pero sinceramente lo dudo, el poder y el dinero es una mezcla demasiado explosiva como para no encandilar al más responsable.

Se repiten siempre los mismos mensajes, la misma estructura de criticar-defenderse-criticar de nuevo. La misma foto al final de cada cumbre, las mismas promesas de que todo saldrá bien. Las sonrisitas, los gestos, todas esas tonterías a las que muchas veces les damos más valor que a los hechos en sí, siendo estos prácticamente irrelevantes en aras de mejorar las cosas.

Mientras la gente sigue haciendo su vida ajena a la prima de riesgo, el balance de los mercados, la fluctuación de los valores y la contención del déficit. Palabras y expresiones que más de la mitad desconocemos y que, sinceramente, nos importan un pepino. Lo único que queremos es tener trabajo y cobrar a final de mes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s