La historia de superación de Safak Pavey

Poco antes de mayo del 1996, una chica turca acababa de llegar a la ciudad alemana de Zurich, se llama Safak Pavey. Tiene 19 años, es estudiante arte, y se ha trasladado para vivir con su nuevo marido, un músico británico.

Cuando llega a casa, en vez de a su marido, encuentra una nota donde la anuncia que le ha dejado. Días más tarde, Mira, un amigo de su marido, se presenta en la casa pidiéndole ayuda. Está en un estado avanzado de leucemia y necesita llegar a Genova para someterse a un tratamiento. Su salud era débil y alguien debía acompañarle hasta la estación de tren.

Safak, que trabajaba en un café de la ciudad, saca tiempo de su trabajo para acompañar a Mira. El 24 de mayo, sobre las nueve de la mañana, llegan a la estación. Safak deja a Mira en un banco frente al andén mientras ella va a comprar el ticket. Cuando ella vuelve, se encuentra a Mira subiendo al tren. Enseguida corre a ayudarle, debido a que su estado físico es muy débil.

Cuando Mira terminó de subir, Safak alargó su brazo para darle el ticket, y en ese momento el tren empezó a moverse. Mira se inclinó hacia delante para cogerlo, pero Safak, pensando que podría caerse, le empujó de nuevo dentro del vagón. Justo cuando Safak se incorporaba, un carrito de bebe a su espalda se lo impidió, no pudo aguantar el equilibrio y cayó a las vías del tren. Como resultado, perdió su brazo izquierdo y la pierna del mismo lado.

Safak Pavey actualmente (foto de elpais.com)

Pasó mucho tiempo en el hospital. En cuanto su madre se enteró del accidente, fue a visitarla y en un primer momento no le dejaban verla, temían que el impacto emocional fuera demasiado fuerte. Tras un primer contacto en el que se vio que Safak había aceptado plenamente su nueva situación, los médicos permitieron a la madre realizar visitas.

A partir de ese momento, Safak deja a un lado su pasión por el arte. Se dedicaría casi exclusivamente a luchar por los discapacitados y sus derechos. A pesar de querer regresar a su país, Turquía, se dio cuenta de que era imposible, ya que el país no estaba adaptado para discapacitados. Pasó algún tiempo en Estambul y comprobó que era imposible. La sociedad tampoco ayudaba, existe aún la creencia de que la minusvalía es un castigo divino, y no está bien vista.

Justo después del accidente, ella junto con su madre escriben un libro, titulado “El andén trece”, en referencia al número de andén donde tuvo lugar el accidente, en el que narran sus experiencias. El libro tuvo gran éxito en Turquía.

Su educación continuó en Londres, estudiando economía y desplazándose en silla de ruedas por la facultad, y más tarde con prótesis. Continuó sus estudios sobre nacionalismo, las etnias y los derechos minoritarios. Estos temas le interesaban desde su época en Zurich, donde escribía para un periódico turco-armenio, cuyo editor fue asesinado por nacionalistas turcos años más tarde.

Su labor por los derechos humanos la llevó a las Naciones Unidas (NU), donde trabajó en la Alta Comisión para los Refugiado, donde fue responsable de los derechos infantiles y la educación. Conoció a otros embajadores de NU como actores o premios nobel. Desarrolló políticas de empleo para los discapacitados en todo el mundo. En 2006, la asamblea de NU aprobó más derechos para los minusválidos, y Safak lideró un grupo que supervisó su implantación en todo el mundo. Ha escrito tres libros.

Su labor en NU le ha llevado a vivir en países como Jordania y Algeria, donde colaboró con refugiados saharauis. También estuvo dos años en Iran trabajando como oficial de relaciones públicas, atendiendo a los refugiados de Afganistán e Irak y colaborando en su repatriación.

Tuvo varias experiencias difíciles durante esos años, como cuando en el aeropuerto de Bushehr, al suroeste de Iran, le dijeron que no podrían dejarla embarcar hasta que se quitara la prótesis de su pierna. En otra ocasión abrieron su prótesis con un cuchillo para comprobar si llevaba algo dentro. Tiempo después, las NU la retiraron del puesto porque no podían garantizar su seguridad.

En otra ocasión, en el aeropuerto de Kennedy, en Estados Unidos, se produjo otra situación de tensión. En un control rutinario, un policía le pidió que levantara las manos para pasar por un control. Ella explicó que no podía levantar el brazo derecho por llevar una prótesis. El policía no la entendió y grito más fuerte. Al ver que ella seguía sin obedecerle, desenfundó su pistola y la apuntó. Safak, temblando y sollozando, repitió una vez más lo que ocurría hasta que el policía lo comprendió y bajó el arma.

En el año 2003, fue invitada a Turquía para recibir una premio por parte del presidente, donde destacaban su labor con los discapacitados. Sin embargo, la aerolínea que tenía que llevarla, Turkish Airlines, desestimó su petición de una silla de ruedas, argumentando que no tenía el suficiente grado de minusvalía como para necesitarla. Efectivamente, el propio gobierno había cambiado algunas leyes y en la aerolínea llevaban razón, se habían cambiado los grados de minusvalía. A pesar de la campaña que protagonizó en contra de las nuevas leyes, nadie se interesó por su causa, y en 2006 las leyes se endurecieron todavía más en Turquía.

El pasado mes de abril, le ofrecieron formar parte del Partido Republicano del Pueblo. El parlamento turco obligaba a sus parlamentarias a llevar chaqueta y falda hasta las rodillas. Cuando a Safak le llegó el momento de jurar su cargo ante sus compañeros no lo dudó y se vistió como le habían indicado. Tras ese día declaro “enseñar mi pierna no me molesta, ¿por qué habría de hacerlo? es parte de quién soy”. Se modificó la ley para que las mujeres pudieran llevar pantalones si lo desean. Ahora, a sus 35 años, está en la plenitud de su vida y seguro que le espera un futuro brillante.

Safak en el parlamento (foto de blogs elpais.com)

Safak Pavey es una de esas personas cuya historia merece ser contada. Espero que os haya gustado.

Estas son las fuentes que he usado para escribir el artículo. Os recomiendo especialmente el cuarto enlace, un vídeo sobre uno de sus discursos donde cuenta parte de su historia y habla de la innovación y su importancia en el mundo:

– http://www.safakpavey.com/citizen-pavey-by-jenny-white-ingilizce/ (Artículo de su web oficial)

– http://bit.ly/ou5kRo (Artículo de El País, BLANCA LÓPEZ ARANGÜENA)

– http://www.safakpavey.com/las-diputadas-turcas-ya-pueden-llevar-pantalon/ (Artículo de El País BLANCA LÓPEZ ARANGÜENA)

– http://www.izlesene.com/video/safak-pavey-for-the-love-of-innovation/4879707 (Video de una conferencia impartida por ella sobre la innovación, el discurso es en inglés y la página es turca, solo hay que darle al play)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s