Se diferente

A mi manera

Hace tiempo que me he cansado de la actitud intolerante de muchas personas. Hace tiempo que anhelo un mundo sin quejas, sin viejas rencillas y sin enemigos públicos. Hace mucho que odio las masas enfervorecidas, sin cerebro, gritando tras un altavoz como si fueran robots. No importan las masas, importan las personas que las componen.

La intolerancia se ha instalado en nuestra sociedad. Os pongo algunos ejemplos, de los que duelen, para que nos entendamos mejor. Obviamente esto está llevado al extremo, aunque estos comportamientos son cada vez más comunes en nuestra sociedad, a los acontecimientos del último año me remito:

– Si digo que soy de izquierdas, los de derechas me dirán que soy un rojo comunista.

– Si digo que soy de derechas, para los de izquierdas seré un facha sin remedio.

– Si digo que soy del 15M, me dicen que soy un perro flauta y los policías me pegan.

– Si digo que soy un policía, los del 15M me insultan.

– Si cuando en mi instituto hacen huelga yo digo que quiero ir a clase, soy un esquirol y un traidor.

– Pero si decido saltarme un día de clase porque sí, mis compañeros me apoyan completamente.

– Si digo que no voy a misa, los católicos intentarán convencerme de que vaya.

– Si digo que voy a misa, me dicen que mi papa es un nazi.

– Si soy de Alicante, se supone que los de Elche me caen mal.

– Si soy de Elche, los de Alicante son todos inútiles.

– Si me pinto el pelo de verde fosforito, todo el mundo se vuelve para mirarme.

– Si me visto como un pijo, los que llevan chandal me miran mal.

– Si llevo chandal, no me dejan entrar a muchos sitios y los pijos me miran mal.

– Si digo que leo libros me miran raro, pero si digo que me encanta salir y emborracharme no hay ningún problema.

Resumiendo, ¿se puede hacer algo para no ofender a alguien? pues últimamente parece que no, pase lo que pase nos llueven piedras por algún sitio. Yo lo tengo claro, mi sinceridad en este último año se ha vuelto extrema. Digo lo que pienso, sin insultar, pero sin callarme. Estoy harto de la hipocresía y de las sonrisas falsas que hace la gente para quedar bien. El respeto hace que varias veces tengamos que mantener una postura en una situación, pero otras muchas nos lo imponemos a nosotros mismos, y tenemos comportamientos que no nos corresponden.

Nos asusta reconocer nuestros fallos, nos asusta reconocer que a veces nos comportamos como inútiles y nos pasamos con ciertas personas, por eso yo lo reconozco abiertamente. Duele, pero creo que es la mejor manera de decir las cosas, siempre con respeto pero con firmeza.

Como dijo Frank Sinatra en su canción “My way”:

Un hombre ¿que es lo que tiene?

si no es a sí mismo, no tiene nada.

Decir las cosas que realmente siente

y no las palabras de alguien que se arrodilla.

La historia muestra que asumí los golpes

y lo hice a mi manera.

Anuncios

3 comentarios en “Se diferente

  1. Pingback: La manipulación de medios y el pensamiento crítico | Desde Alicante

  2. Pingback: Sobrecarga de buenismo | Desde Alicante

  3. Pingback: La falsedad de lo auténtico | Desde Alicante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s