Otra Volvo

El Race Village

El Race Village, un nombre absurdo (pero que queda más chulo) para llamar al Puerto

La Volvo Ocean Race vuelve a Alicante, un año más. Y aquí estamos encantados. La zona del puerto ya bautizada para siempre como “Zona Volvo” vuelve a llenarse de camiones, gente moviéndose continuamente, barcos que se elevan sobre el suelo y pequeños puestos de publicidad de los patrocinadores. Los políticos ya se han echo la foto (hay que aprovechar, que vienen las elecciones y algunos los tiene de corbata) y los alicantinos ya notan el palpitar de la regata más desafiante del mundo. El Race Village, o sea, el Puerto, ya está preparado. El nombre de “Race Village” (por decirlo en inglés no significa otra cosa distinta, sigue siendo nuestro querido puerto) lo inventó algún iluminado en una noche loca. Decir que vas a la Zona Volvo está bien, pero si dices que vas al Race Village parece que la gente alcanza un éxtasis repentino y suena mucho mejor.

Ya se ven por la calle los carteles y las pancartas que se han colocado en las distintas avenidas de la ciudad, todas bien puestas para que los rezagados se enteren de que de su ciudad “sale” una regata. Si uno de pasea por el centro observará a gente con la misma ropa, son los equipos de la Volvo, luciendo sus camisetas por la ciudad, algo que les gusta especialmente (hay que hacer publicidad gratuita). No nos engañemos, los del mar quieren estar en el mar, y como para eso necesitan un puerto y Alicante se lo ha dado…pues por eso están aquí. Bueno para Alicante, que sabemos aprovechar para sacar beneficios de donde sea, incluida la Volvo (y la visita de la selección, que por cierto también se acercó a ver los barcos, en una gran maniobra de marketing).

Estos días, parece que a todo el mundo le gusta el mar, todos somos unos apasionados de las regatas y nos conocemos al dedillo la historia de la Volvo, no se como he podido dormir estos años esperando que la Volvo llegara de nuevo a mi ciudad. Somos como niños, nos ponen unas carpas, muchas luces de colores deslumbrantes, música fuerte y todos vamos corriendo, da igual que vayamos a ver barcos, aviones, un concierto o un striptease. Esto nos produce una sensación de bienestar, nos nos podemos perder la carrera, es una oportunidad para creernos que estamos en un lugar especial, y esa es otra cosa que nos pone muchísimo. Pero eso sí, Alicante quiere la Volvo. Me alegro de que por lo menos se hayan creado puestos de trabajo. Eso es lo que necesitamos, no tantas lucecitas y barcos que no volveremos a ver hasta dentro de tres años y que la mitad de los que van a verlos no tienen ni la más remota idea de porqué flotan. Espero que el balance salga positivo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s