Respuestas en el interior…

Regálate algo a ti mismo!

Hace pocos días, me encontraba caminando por el centro de la ciudad sin rumbo fijo. No iba a ninguna parte, solo paseaba , y mientras reflexionaba sobre muchas cosas. Tenía tiempo, aún era pronto para volver a casa a cenar, y quizás el destino o la casualidad quisieron que no tuviera nada que hacer en ese momento. Entonces lo tuve claro, me acerqué hasta el paseo del puerto, justo en el punto donde atracan las “Kontikis”, esos catamaranes rojos que navegan a Tabarca.

Me senté en un banco, y decidí tomarme un tiempo para mí, sin obligaciones, sin problemas, sin gente. Estaba anocheciendo, el cielo estaba casi cubierto por un manto gris de nubes que poco a poco se tornaban anaranjadas gracias a la luz de las farolas. Los barcos subían y bajaban con las olas lentamente, como si el mar se hinchara para respirar. Me aislé del mundo por un momento, a mis espaldas había personas paseando, haciendo deporte o sacando a su mascota, pero no parecían reparar en mí.

Y entonces, en ese momento de tranquilidad, empecé a hacerme muchas preguntas. Preguntas de todo tipo, pero sobretodo me cuestioné mis acciones, como si estuviera delante de un espejo preguntándome:  ¿porque lo hiciste así? ¿porque faltaste ese día? ¿porque elegiste otra cosa?

Las respuestas se acumulaban, no era posible pensarlas todas al mismo tiempo. Tuve que separar las preguntas y hacerlas de una en una, organizando mis pensamientos como piezas de un puzzle que se formaba en mi mente. Era demasiada información. Me hablé a mi mismo un buen rato, hasta que tuve algunas cosas claras. Es mucho más fácil llegar a conclusiones sólidas cuando se reflexiona así, sin distracciones, sin nadie que te de una opinión, porque tu mismo no puedes engañarte. No puedes convencerte a ti mismo de algo, porque quizás el efecto dure un tiempo, pero al final, al menos en tu interior, sabrás que te has mentido, y te sentirás frustrado.

Me levanté sabiendo que tenía las cosas más claras, el cambio se notó. Pero harán falta mas momentos como este para mantener en orden las cosas. Estas reflexiones no son una garantía de que todo vaya a ir mejor, pero nos aseguran ver el camino de nuestra vida mucho más claro y sencillo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s