El Mar brillante

Plantilla 2010/2011 (imagen de urbincasa.es)

 

Ayer fue uno de esos días en que tienes la sensación de que durante mucho tiempo te has estado perdiendo algo maravilloso. Algo que vale la pena ver. En este caso, los partidos del Mar Alicante.

Nunca he sido aficionado al balonmano, quizás porque no era un deporte que conocía en profundidad. En mis tiempos del TAFAD me interesó más, y tuve la suerte de conocer a buenos amigos que lo practicaban. Reconozco que al principio me pareció un deporte con muchos altibajos, unas veces demasiado lento y otras muy rápido. En los pequeños partidos que jugábamos siempre estaba de extremo, subiendo y bajando siempre. Al igual que ocurre con todos los deportes, hasta que no investigué sobre ello no me dí cuenta de la complejidad que puede llegar a tener, de la razón que se encontraba en cada pase, cada tiro y cada bote.

No sabía mucho del Mar Alicante, pero en cuanto me informé y conocí a gente del club, enseguida quise acercarme al pabellón, y la experiencia no me decepcionó en absoluto. Me llamó la atención el poco público que había antes de empezar el partido, que luego aumentó hasta 200 o 300 espectadores, dependiendo de las fuentes. Y lo más curioso es que ese público era en gran parte de Elche Mustang, que se habían desplazado para animar al conjunto ilicitano.

El partido empezó muy bien para el Mar, a los 10 minutos ya ganaban por 6-1, y esa fue la tónica del partido. Linda Pradel estuvo imperial en la portería alicantina, mientras la lateral Beatriz Morales quemaba a la defensa de Elche en las contras. Se llegó al descanso 15-6 y con la sensación de que el Mar era muy superior. En la segunda parte las alicantinas continuaron con su dominio y a los diez minutos del final el marcador ya era de 22-11. En los últimos compases del partido ambos entrenadores dieron minutos a todas las jugadoras de sus banquillos. El marcador final fue 24-16. El técnico ilicitano, Francisco Aldeguer, estuvo muy enfadado en algunos momentos del partido y llegó a discutir con Ángel Sandoval al término del encuentro. En resumen, un gran partido que deja al Mar Alicante quinto de la tabla, en zona europea.

Pero lo que más me gustó fueron las sensaciones del equipo durante todo el partido, a pesar de no ser experto en balonmano ni mucho menos. Es un equipo unido, que juega con mucha concentración, donde todas aportan su granito de arena. No hay individualismo, todas juegan para todas.

Estoy muy orgulloso de tener a este gran equipo en Alicante, y de que les vaya tan bien en sus competiciones, tanto en España como en Europa. En una sociedad dominada por un par de deportes, a veces con solo indagar un poco descubrimos auténticas perlas, este es un buen ejemplo. Ellas se merecen tener a más gente en la grada.

Me gusta más el balonmano, me informaré un poco mas. Y, sobretodo, siempre que pueda asistiré al Pitiu para ver al Mar Alicante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s