El tiempo es oro

El tiempo no se para...

Lo tengo claro, me falta tiempo. Como leí hace mucho tiempo, “el tiempo es la medida el movimiento”, y es completamente cierto. Yo no paro, siempre estoy haciendo algo, sobretodo me encanta estar enterado de las cosas que le pasan a  mi ciudad, mi país, el mundo, y a la gente que me importa. 

Por las mañanas, nada más subirme al coche enciendo la radio. Las seis frecuencias ya fijadas que tengo en el aparato son las emisoras principales: Ser, Cope, Ondacero, RNE, Cadena 100 y los 40. Siempre escucho las noticias o algo de música mientras voy al instituto. Y nada más salir las pongo de nuevo.

Me gusta entrar en youkioske.com y leer revistas, periódicos (suelo leer El Mundo y El País). Siempre veo una edición de noticias al día, por lo menos. Últimamente estoy descubriendo los programas de “La 2”. El otro día, nada mas levantarme a las 7 de la mañana, encendí la televisión y me encontré un espectacular documental en la 2 sobre la formación del universo. Tenía sueño y prisa, así que lo puse a grabar para disfrutarlo alguna tarde. Casi todos los días veo algo de Buenafuente, y también me gustan Callejeros y Españoles por el mundo, 21 días, comando actualidad. También veo retransmisiones deportivas.  Pero tampoco hay tiempo para verlo todo.

Me estoy leyendo más de cinco libros, y tengo casi los mismos en la “lista de espera”, es decir libros comprados pero que esperan a que tenga tiempo para ellos. Soy tan compulsivo con los libros que muchas veces paso por una librería, sobretodo el Fnac de Alicante, y me compró uno o dos. Tengo algunas enciclopedias que me gustaría consultar a menudo. Por desgracia tardo demasiado en leerlos y los que tengo empezados tardo mucho en terminarlos, salvo excepciones. Tampoco hay tiempo para eso.

He escrito casi nada de teatro, algo de narrativa y mucha mucha poesía, pero parece que tampoco hay tiempo para eso.

Sobre lo que respecta a juegos, el ordenador hace ya mucho tiempo que solo lo uso para internet, mis juegos se centran en la omnipresente xbox. El Fifa 2011 y Alan Wake concentran mis horas con los mandos, aunque son pocas por que tampoco hay tiempo para eso.

Y hablando de internet, estoy en algunas redes sociales. Me soportan en Tuenti, Twitter y Facebook. Especialmente Twitter es una adicción que no tiene fin. Tampoco hay tiempo suficiente para chatear en el Tuenti, ver muros del Facebook o twittear en todo momento. Realmente no se de donde sacan el tiempo esas personas que están casi continuamente conectadas en los chats o mandando mensajes a diestro y siniestro. Idem con los blogs, sigo algunos además de llevar este y el de los Alicante Sharks.

Y luego está el deporte. Mi equipo, los Alicante Sharks, me ocupa cinco días a la semana, sin contar los días de partido. Cuatro entrenamientos por la noche y uno por la mañana. El precio a pagar en tiempo es altísimo, aparte del frío, los labios cortados y las preocupaciones del equipo, pero ¿hay algo mejor que poder trabajar para tu equipo y ver como crece poco a poco gracias al esfuerzo de mucha gente? una pasión es una pasión. Desde hace algunas semanas, como os conté, salgo de vez en cuando a andar. Por desgracia, me suele costar un par de horas, y últimamente no las tengo, así que ya hace una semana que no salgo. Lástima. También soy abonado del Hércules C.F. y voy a los partidos en casa, concretamente al fondo norte. Me gustaría seguir a otros equipos alicantinos como el Mar Alicante o el Lucentum, pero no hay tiempo físico.

Estudiar es otro arte en el que no soy experto que me lleva tiempo, aunque reconozco que en las ultimas semanas no le dedico mucho y eso es un fallo.

Y no quiero olvidarme de mi gente. Hay algunos amigos a los que hace tiempo que no veo. Me gustaría decir que tampoco tengo tiempo para dedicar a alguien especial, pero no es el caso.

El tiempo no se para, eso no podemos evitarlo. Siempre que hago esta reflexión no puedo evitar acordarme de una gran frase de J.R.R. Tolkien: “Sólo podemos elegir que hacer con el tiempo que se nos ha dado”, es una gran verdad que no se nos tiene que ir de la cabeza. No podemos elegir “cuanto”, pero si “como”. Por tanto, Tolkien nos está diciendo que la clave está en la organización, en la forma en la que vemos las cosas. Hay que establecer prioridades que, aunque dolorosas, son necesarias para poder compaginar todos nuestros asuntos. Como sabéis, es imposible estar en todas partes, ver todos los programas, leer todos los libros o estar con todos los amigos a la vez. Pero no tenemos que dejar de movernos, por que movernos es crecer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s