Rio por no llorar

La Biblioteca de la UA, ¿veis a alguien estudiando? no vale el chico del ordenador, esta en el tuenti seguro...

Hoy hablaremos de uno de los edificios más famosos de ciudad de Alicante…la Biblioteca de la Universidad.

La Biblioteca de la Universidad de Alicante ha visto ya muchas cosas: estudiantes aplicados, ineptos perdidos por las mesas, chicos y chicas que van para hacer algo más que estudiar…

Resumiendo, de todo. Algunos se creen que haciéndose los estudiosos ligan mas, y a otras les encanta pasearse por los pasillos con su ropa ajustada, luciéndose. Las dos cosas son igual de tristes, para eso que se vayan al barrio…

En época de exámenes, es decir siempre en mi caso (tengo unos dos exámenes a la semana), suelo ir para intentar estudiar. Y digo intentar porque todo el que haya estado sabe que es bastante difícil. Se supone que es un lugar para estar en silencio, leer o estudiar. Pero mucha gente, afortunadamente no todos, lo toma como un club social, y eso que hay varios en la Universidad…

Hoy he ido, y ha sido más de lo mismo. Gente hablando y partiéndose de risa con descaro. ¿Esque yo nunca he hablado? ¿nunca me he reído? claro que sí, pero no siempre. De hecho, últimamente voy solo precisamente para no hablar y estar más tranquilo, pero es imposible. Ayer tuve a dos chicas detrás que no paraban de debatir sobre temas amorosos (no soy cotilla, es que hablaban demasiado alto). Lo mejor fue cuando se levantaron para tomarse un descanso, es normal, hablar tanto acaba cansando a las pocas neuronas que tienen. Pero no os penséis que lo hablaron todo fuera y a la vuelta se callaron, ¡no! Cuando se sentaron de nuevo volvieron a charlar. Impresionante. Para ellas eso es “estudiar en la biblioteca”.

Como he dicho antes, esas paredes han visto a grandes estudiantes. Por ejemplo, hace dos semanas, mientras salía por la puerta de la “Biblio” para ir al parking, me crucé con un grupo de tres personas, dos chicos y una chica. Los tres parecían compañeros, el chico del centro de repente dijo: “Tio, estoy harto de estudiar, ya me da igual aprobar o suspender, yo lo que quiero es que terminen los exámenes ya y pegarme la fiesta padre”. Fue un comentario tan brillante, con un tono tan suave y tan realista que estuve a punto de llorar de emoción. Que inteligencia, que gran actitud de estudiante, casi me tiro a darle un abrazo, y eso que soy hetero.

Volviendo dentro de la Biblioteca, es curioso ver que cuando la gente habla y otros les dicen que se callen, todo el mundo se parte de risa. No se, quizás no pille la broma, o quizás algún inútil universitario se ha equivocado de edificio, la guardería está en otro lado, chaval…

En fin, que se le va a hacer. No se como será la educación en el futuro, no se como es Bolonia porque no estoy ahí, pero quizás debemos plantearnos más cosas. Apuesto mi coche, y los que me conocen saben lo que me gusta mi coche, a que gran parte de los estudiantes que están en la Biblio como si estuvieran en un club social ha protestado contra Bolonia, por ejemplo. Para pegar gritos lo que haga falta, eso sí, cuando van a la Biblioteca no se callan.

No se dan cuenta de que con esa actitud están atacando la universidad que defienden en las manifestaciones contra Bolonia, están atacando a su propia Universidad. A algunos no les parecerá muy grave, a mi sí. Que un  estudiante universitario, que se supone que es de lo mejor, se ponga a hablar en voz alta en su Biblioteca y diga que lo que quiere es solo irse de fiesta sin importarle sus notas…pues apaga y vámonos, como dice mi padre.

El problema está en la cultura del trabajo. No suelo meterme en política, porque no quiero llorar todos los días de lo mala y cutre que es la política española (todos los partidos, no salvo a ni uno), pero hace poco Aznar dijo algo importante: “No se puede pretender que las cosas vayan bien trabajando poco, ganando mucho y jubilándose lo antes posible”. Y mira, creo que en esto tiene razón. Hoy en día hay instalada una cultura del mínimo esfuerzo.

Hace poco, en este mismo curso, nos dijeron que un profesos iba a faltar al día siguiente. Como consecuencia de esto, ese día sólo tendríamos dos horas de clase. Entonces, de nuevo en una exhibición de mentes brillantes muchos dijeron “para dar dos horas de clase no vengo, me quedo en casa”. Impresionante. Porque claro, ¿como se puede ir para dar solo dos horas? tu tiempo vale tanto que si no vas para todo el día pues te quedas en casa. Te llevarás un falta y te perderás la explicación, pero ¿que importa eso? claro que sí, es mejor quedarse en casa viendo “hombres, mujeres y viceversa”, otro programa hecho por y para mentes privilegiadas.

En fin, tenemos lo que nos merecemos. Y cuando pienso todo esto, río por no llorar.

Anuncios

2 comentarios en “Rio por no llorar

  1. Y lo peor de todo es que cada día que pasa, cuanto más inculto e ignorante parezcas, mejor ”aspecto”, si se le puede llamar así, tienes.

    Aunque llegados al punto en el que por desgracia estamos hoy en día, ¿ves alguna solución al tema? Porque, sinceramente, yo lo veo más negro que los huevos de Machín.

  2. Jejejejeje, bueno, querido Alvaro, parece que la sociedad ya no busca cosas como la cultura, sino la diversión. Solucion? que la gente se lo pase bien sin destruirse a si misma ni a los demas, y que tengan curiosidad por las cosas 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s