El mito de Perséfone

En la Antigüedad, los griegos tenían una manera muy particular de explicar los fenómenos naturales: los mitos. Se las apañaron para crear toda una historia donde dioses y humanos se relacionaban y provocaban las situaciones que podemos contemplar en el mundo natural.

Voy a contaros un mito, al final descubriréis que fenómeno explica. Los nombres que voy a usar son de la mitología, la romana tiene los mismos personajes pero con nombres distintos.

Zeus, el dios de dioses, tuvo una hija con Démeter, diosa de la agricultura, a la que pusieron de nombre Perséfone. Sin tener una posición estable en el Olimpo, Démeter alejó a Perséfone de los demás dioses y rechazó los regalos que todos los pretendientes de su hija le hicieron.

Un día, Perséfone se encontraba en el campo recogiendo flores junto a unas ninfas. De repente, una grieta se abrió en el suelo y el rey del Inframundo, Hades, la raptó y se la llevó con él a los infiernos en un carro tirado por cuatro caballos negros.

El rapto.

Démeter empezó a buscar a su hija, y recorrió toda la Tierra sin éxito durante nueve días y nueve noches. Al final, Helios, el dios del Sol, le contó lo que había ocurrido. Enfadada Démeter, que era la responsable de que la naturaleza funcionara correctamente dejó de hacer su trabajo. Enseguida las plantas empezaron a secarse.

Zeus se dio cuenta de que la situación requería una solución inmediata, y envió a Hermes, el mensajero de los dioses, a sacar a Perséfone del Inframundo. Una vez allí, Hermes negoció con Hades un pacto: Perséfone podría volver con su madre con la condición de que no probara bocado de la comida que le intentarían dar los muertos del Inframundo.

Comenzaron el trayecto, y tal como había dicho Hades, los muertos le ofrecían granada para comer a Perséfone. Intentó resistirse, pero no pudo aguantar, y se comió seis granadas. Fue devuelta de nuevo a los infiernos, porque nadie que haya comido de lo que ofrecen los muertos puede volver de nuevo al mundo.

Zeus medió de nuevo para alcanzar un acuerdo con Hades. El trato fue el siguiente: Perséfone pasaría con Hades tantos meses al año como semillas se hubiera comido. Por tanto, estaría seis meses con su madre y otros seis con Hades.

Cuando Perséfone vuelve con su madre, las plantas florecen, brilla el sol y llega la primavera y el verano, Démeter está contenta y eso se refleja en la naturaleza que ella controla. Cuando llega el otoño, las naturaleza pierde su color, y Démeter hace que las hojas de los árboles tengan color amarillento y marrón, sus colores favoritos, como regalo para Perséfone antes de que se vaya otros seis meses al Inframundo. Durante el tiempo que está allí, el invierno llega y la tierra se vuelve estéril debido a su tristeza por la ausencia de su hija.

Espero que os haya gustado.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s